Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Dia, LF2, FIBA…

Anna Boleda: “Si el equipo hiciera una locura más y ascendiéramos, retirarme en Liga Femenina ya sería el colmo”

BARSA CBS REEDITADA 2

Último partido de la Fase Regular de la Liga Femenina 2. Última oportunidad para dos equipos que se jugaban la clasificación a cara o cruz para disputar la Fase de Ascenso a la máxima categoría del baloncesto nacional. Como local, un Barça CBS que contaba con el impulso de su gente en la grada, frente a unas Osés Construcción Ardoi que llegaban al partido sumando dos derrotas consecutivas. Finalmente, el Barça CBS se llevaba la victoria por 74 a 63 y lograba su clasificación para la tan ansiada Fase de Ascenso a la Liga Día. Por ello, hemos querido hablar con su capitana, Anna Boleda (1981), no sólo por este logro sino por toda su trayectoria que lleva a las espaldas. Dejando de lado la LF2, también ha jugado 111 partidos en Liga Femenina. Y es que la rompe récords de la Liga Femenina 2 ha logrado superar los 300 partidos en esta competición, convirtiéndose en la jugadora en activo con más partidos jugados, y también siendo la máxima anotadora de la competición, superando los 4.372 puntos de Erika Gómez. Datos que pasará un tiempo hasta que alguien logre superarlos.

BARSA CBS REEDITADA 2

Anna Boleda en su renovación con el Barça CBS. | FOTO: BARÇA CBS

Por todo ello y mucho más que podréis leer a continuación, hemos querido entrevistar a Anna Boleda para que nos cuente sus impresiones de cara a la Fase, qué supuso batir varios récords, la temporada realizada por el club y sobre todo, qué piensa sobre su futuro. Aquí os dejamos con la entrevista:

Lo primero de todo enhorabuena por la clasificación para la Fase de Ascenso, por ese récord histórico de puntos en Liga Femenina 2 y por haber alcanzado los 300 partidos el pasado mes de enero, ¿te veías llegando a esas cifras y batiendo récords?

Es algo que cuando empiezas a jugar ni te planteas. Empiezas porque te gusta, porque te lo pasas bien y luego cuando se te da la oportunidad de ser profesional, a veces surgen esas cosas. Al final cuando me dijeron que estaba cerca, te hace gracia, te hace ilusión y el pues ojalá llegue, pero en cuanto empiezas a jugar ni se te pasa por la cabeza.

Y es como si te reataras a ti misma.

Al final cuando alguien te dice: “oye, ¿te has dado cuenta que te quedan tantos partidos y tantos puntos?”, y dices ¡vaya, a ver si llego! Y ahora a ver a cuántos llego…

Has pasado por una grave lesión y volviste a las pistas el año pasado, ¿cómo afrontaste esta temporada? Tuvo que ser difícil todo el proceso.

La lesión fue muy dura, porque además me venía a una edad, a los treinta y seis, que ya es una edad para un deportista, y con la incertidumbre de saber si me iba a quedar bien. Es una lesión importante y muy larga, que con mi edad y trabajando a la vez, estuve de baja un tiempo y luego tuve que volver al trabajo. Tienes cierto miedo, lo intenté hacer lo mejor que pude, me porté muy bien, me cuidé mucho y también tuve mucha suerte por los servicios médicos del Barça que son muy buenos. El doctor fue mi héroe dejándome un tendón que no he notado en toda la temporada. Me ha costado mucho más ponerme en forma del resto del cuerpo por haber estado un año parada, que del tendón. Ya te digo, el tendón no lo he notado en todo el año, así que estoy súper contenta de haber podido jugar un año más en LF2 y a un nivel sin preocuparme del pie.

Según comentaste, con la lesión pensabas que lo peor sería el pie y el tiempo alejada de la cancha, pero cuando comenzaste a entrenar viste que no sólo era eso.

Lo de la operación del pie fue increíble, es verdad que es muy larga porque me dieron nueve meses y lo acabé haciendo en siete y medio, pero pasas casi dos meses sin apoyar el pie, pierdes toda la musculatura, tienes que volver a empezar a caminar y a aprender a andar, que no me lo podía creer que no supiera andar, y además cuesta muchísimo de aprender, porque nunca te has fijado como andas hasta que dices “¡ostri, ahora tengo que volver a andar!”.

Fue una sorpresa enorme el entrar en la cancha y olvidarme del pie. Lo que tengo que hacer todos los días cuando entreno es calentar específicamente el tendón antes de empezar, el resto del cuerpo sí que lo note y me costó un par de meses estar en forma, encontrarme bien, porque un año parado te duele la espalda, y te vas notando cosas, pero lo del pie fue una sorpresa total.

Siempre has jugado en equipos nacionales, ¿has recibido en tu carrera profesional alguna oferta para jugar en algún equipo extranjero? ¿Te hubiera interesado jugar en otra Liga o probar ligas extranjeras?

Mi padre siempre ha sido mi representante, y siempre lo hemos hecho todo muy casero, y la intención siempre ha sido jugar por aquí. Es verdad que al llevarlo todo mi padre tampoco hemos mirado nunca fuera, no sé si hubiera sido posible o no, o si tendrías que tener mucho más nivel. Bueno, creo que se me dio la oportunidad de jugar en un equipo de la Liga sudamericana, no lo sé porque hace años ya, pero yo ya estaba trabajando y no podía irme antes de acabar el curso del colegio, por eso dije que no. La verdad es que siempre he buscado cosas cerca de casa porque soy muy familiar y me gusta mucho estar a tiro de piedra de mi casa, por lo que siempre que me he ido he dicho: “bueno, estoy en Asturias, a hora y media de avión, pues venga, vale”. La primera vez que me marché fue a Ibiza, donde tuve un pacto con el entrenador, con el contrato de por medio, que decía que los días de fiesta o descanso entre semana si yo quería me podía ir a casa, porque a veces estás mal o pasando una mala época, y yo me recargo en casa, con la familia, donde se me recargan las pilas. Además mis padres viajan a verme a todos los partidos, de casa y fuera, entonces es una motivación más, por lo que estar fuera complica todo.

Has jugado en muchos equipos, ¿qué partido recuerdas con especial cariño? ¿con qué te quedarías de cada uno de ellos?

Llevo muchos años jugando, eh (risas) entonces recuerdo muchos que son especiales, desde el debut en Liga Femenina, que te acuerdas siempre porque es el debut, los partidos del ascenso, de ganar una fase de ascenso y ascender. Hay partidos muy duros también, como cuando desciendes de LF1, que también te acuerdas. Los partidos que te salen muy bien o que te clasifican para una fase, de esos siempre te acuerdas, al igual que los que ganas del campeonato de España.

Me supongo que también por los amigos…

Claro, es una experiencia que se te queda marcada.

Anna3 eric ribé

Anna Boleda junto a su compañera Sheila Dixon | FOTO: Eric Ribé (cedida)

Ya has vivido otras fases de ascenso a Liga Femenina, la última en el 2014 creo recordar con el ADBA Avilés, e incluso has jugado 100 partidos en dicha competición, ¿cómo se viven estos días clave? ¿Con la misma ilusión que si fuera la primera vez?

Hombre, por supuesto, y con eso de que es la última, pues mucho más. Estoy súper ilusionada, como si fuera la primera vez que juego una fase de ascenso, con la parte positiva de que no es la primera, que tengo la experiencia y que los nervios del escenario y del pabellón lleno por lo que te estás jugando, ya no te afectan tanto. Lo llevas un poco mejor, pero ilusión creo que tengo más que las pequeñas.

Claro, porque sabes lo que esperas o intentas mejorar lo que has hecho o ya viviste…

Exacto, no vas con la ansiedad de no conocer. Ahora voy con muchísima ilusión porque me apetece mucho terminar así con este equipo que tenemos, que ha sido muy chulo, pero voy sin el estrés de desconocer y de que sea la primera vez. Ahora mismo, las sensaciones son muy, muy buenas, de ir a disfrutar mucho de la fase.

Os habéis clasificado para la Fase de ascenso a Liga DÍA el pasado fin de semana frente al Ardoi, a quien vencisteis por 74 a 63, ¿cómo fue esa victoria final? ¿qué se os pasó por la cabeza al salir a pista?

Sabemos que nos lo jugábamos todo a cara o cruz, y habíamos trabajado mucho durante todo el año. Teníamos un as en la mano porque el pabellón estaba lleno, era una fiesta, y siempre están los nervios de querer hacerlo muy bien para poder conseguir el objetivo, que no era el objetivo de principio de temporada, pero cuando lo tienes al alcance de la mano, pues ya es tu objetivo. Con muchos nervios, con mucha ilusión y creo que disfrutándolo mucho, porque era un premio por el trabajo de todo el año. Tuvimos la suerte de que nos salió bien a medida que iba avanzando el partido, y que veías que estabas bien y controlando el partido. Así que muy contentas.

Entonces este posible ascenso no era uno de los objetivos que os marcasteis al principio de la temporada.

No, porque era entrenador nuevo y gran parte del equipo nuevo, creo que del equipo anterior éramos cuatro jugadoras sólo, y con gente muy joven pero con mucha calidad y de la Selección Española, por lo que no era el objetivo que teníamos. El objetivo era mantenernos en LF2 y estabilizarnos en esta liga, en la que ya llevábamos un año, y ver hasta dónde podíamos competir.

El Grupo 1, en el cual estáis encuadradas, están equipos como el Celta, Ciudad de los Adelantados y Leganés; pero sólo os habéis enfrentado al primero en la fase regular, ¿cómo ves a estos rivales? ¿Cuál crees que será la clave para poder pasar esos partidos y llegar a la semifinal?

Creo que la clave es que nosotros seamos el equipo que somos, y que podamos competir al máximo nivel, que demos guerra en todos los partidos. Sabemos que somos el equipo que se ha clasificado en el último momento, que somos amateurs, y que no entrenamos los cinco días que entrenan ellas, ni mañanas ni tardes, así que tenemos algunos hándicaps, pero la verdad es que tenemos muchísima ilusión.

Hemos jugado sólo contra el Celta y los dos partidos los hemos perdido, pero creo que tenemos capacidad y talento en el equipo como para poder competir en todos los partidos. Sabemos que el Celta fue el primer equipo en nuestro grupo y ha arrasado en liga; sabemos que el Ciudad de los Adelantados es el equipo de casa y eso siempre es otro hándicap, ya que juega delante de su gente, y eso es un plus extra; y luego tenemos el Leganés, que también tienes una plantilla que la miras y dices, bueno, tela.

Ahora el único objetivo que tenemos, como el premio de ir a la fase ya lo hemos conseguido, es olvidarnos un poco de que es un premio e intentar competir al máximo nivel.

De todos ellos, ¿cuál crees que será el rival más difícil?

Difíciles son los tres, por lo que te estaba diciendo. Pero también es verdad que es una fase de ascenso, juegan mucho los nervios, la veteranía, el cómo empiezas. Y creo que los equipos más grandes tienen mucha presión por ascender o que están ‘hechos’ para ascender, y nosotras todo lo que venga ahora es de más.

Teniendo en cuenta que disputáis la Fase en casa del Ciudad de los Adelantados, ellas podrían ser el rival a batir debido a su característica de anfitrionas.

Seguro, aparte se han clasificado y no de últimas, entonces está claro que tienen buen equipo y que han competido durante todo el año. Todavía no las hemos visto, pero lo que tenemos claro es que es el equipo de casa, que se han clasificado y eso significa que tienen un buen nivel. Así que no tenemos dudas de que va a ser muy difícil ese partido.

Que no es como el formato de la Copa de la Reina donde se clasifica sí o sí el equipo anfitrión…

No, no, tienen todo el mérito del mundo y están ahí sin quitarles ni un ápice de esfuerzo.

Después de este meritorio logro, ¿qué balance y valoraciones haces de la temporada? ¿Qué nota global darías al equipo?

De momento, la nota es un 10. Es un 10, porque sí que es verdad que hemos tenido partidos malos, que ha habido momentos donde no hemos hecho nuestro juego, pero es lo que te digo, con el equipo que tenemos tan nuevo y tan joven, entrenando lo que entrenamos ya que somos amateurs, creo que hemos hecho un trabajazo; hemos currado muchísimo en todos los entrenamientos, nos hemos dejado la piel y hemos competido en todos los partidos, no ha habido ninguno en el que hayamos dicho de tirar la toalla.

Creo que la gente joven ha dado un paso adelante, ha habido mucho equilibrio entre veteranía y juventud. En resumen, ha habido un montón de cosas que han cuadrado muy bien y humanamente en el grupo somos un equipo, que aparte de que en la cancha cuando jugamos es un baloncesto bonito, es divertido de ver, fuera de ella hemos tenido muy buen rollo, que eso también siempre ayuda a tirar hacia delante. Además, hemos tenido a una de nuestras pívots más importantes, a Lola, lesionada un tiempo, también dos roturas de ligamentos cruzados hacia las últimas jornadas y al final hemos sabido superarlo todo. El grupo humano es muy fuerte y hemos trabajado muy bien, así que lo que venga a partir de ahora es un extra, si sale bien les voy a poner un 12 y si sale mal, tenemos el 10 de la temporada.

Anna1 MARC ROMERO

Anna Boleda en un entrenamiento con el Barça CBS. | FOTO: Marc Romero (cedida)

Has competido tanto en LF como en LF2, ¿qué diferencias encuentras entre jugar en cada una de ellas? ¿Qué las hace de especiales?

Es verdad que en Liga Femenina no tuve muchos minutos, y tampoco tuve un rol muy importante en el equipo, distinto al que he tenido en LF2, pero sí que la LF, físicamente, es muy distinta, el tono físico se nota mucho. Es obvio que es el factor de talento y calidad, y del número de entrenamientos, cuando tú profesionalizas una liga lo permites. En LF2 hay muchos equipos que entrenan mañana y tarde, pero no todos tienen la capacidad, así que a la vez que pones más entrenamientos, más recursos, pues se va subiendo de nivel. Por lo que sí, es a nivel de talento y sobre todo, físico.

Tras tantos años en este deporte, ¿qué crees que aporta tu veteranía al juego del equipo?

Quiero pensar que les ayudo a estar más tranquilas. Hay alguien que es mayor, y que en un momento de estrés quizá esté más tranquila, no por nada, sino porque ya ha estado en esa situación. Entonces Beatrice (la chica italiana), Sheila Dixon y yo, que somos las tres más mayores, tenemos el punto y esa calma de haber jugado más partidos, o que en determinados momentos del partido se tiene que poner el balón allí o si tenemos que buscar a alguien para sacarle la quinta; quizás es un poco eso, incluso a nivel de entrenamientos y demás. También intento ayudarlas cuando a nivel personal les pasa algo en algún punto de la liga, les hago hacer ver que el camino es mucho más fácil de lo que parece, como “intenta hacer esto, esto o esto y verás como de esa situación empiezas a salir”. Es eso, intentar transmitirlas tranquilidad.

Siempre que se habla de baloncesto femenino, hay que hablar de su afición, que suele ser muy fiel, ¿cómo definirías a la afición del Barça?

Han estado ahí todo el año y la gente ha ido ‘añadiéndose’ como dices tú. A veces al baloncesto femenino viene poca gente, pero es verdad que cuando vienen o cuando tú traes a alguien por primera vez, como yo que a veces les digo a los profes “¡oye, venid a verme!”, pues hubo una profe que vino una vez y ha repetido cinco o seis veces. Entonces, la gente que se acerca a un pabellón de baloncesto femenino, siempre lo digo, que acaban repitiendo, porque aunque no es tan ‘físico’ como el de chicos, es muy divertido y la afición del Barça, que durante todo el año nos ha apoyado, ha venido y ha estado con nosotros. El otro día, cuando nos los jugábamos todo, el pabellón estaba llenísimo. Vinieron, que te lo tengo que decir, hasta mis niñas del cole (risas), se llenó el pabellón y llevamos a nuestra gente, a las niñas del club, los papis de esas niñas, todos juntos para llevarnos en volandas.

Tiene que ser emocionante, mirar a la grada y coger fuerzas, y saber que si no puedes más, ellos te van a animar a seguir.

Hay momentos del partido que se te ponen cuesta arriba y les oyes y dices: “venga, más”. O que se te esté acabando la gasolina y pensar que no, no puedes o te dan un plus más, algo parecido a que te recarguen el depósito. Además que mis padres siempre vienen y mi hermana también, ella sobre todo a los partidos importantes, y muchas veces cuando fallas algo o estás muy cansada oyes una voz: “venga, vamos”, que ya estás acostumbrada a oírla y entonces ya no puedo no ir.

Hace unos años, en Avilés, ayudabas al equipo en relación al apoyo institucional y en la búsqueda de patrocinadores, ¿crees que sigue pasando ese sentimiento reacio a apoyar al deporte femenino, en este caso el baloncesto?

No sé si es reacio o algo negativo, pero cuesta de conseguir. Reacio me suena como muy anti-ayudar, y no es eso. La gente cuando se trata de patrocinar mira mucho en dónde mete el dinero, les es más fácil hacerlo en un deporte más vistoso, más conocido o que le repercute más positivamente, que en uno que está en crecimiento. Pero bueno, tenemos la suerte que está habiendo el movimiento éste de empezar a fijarse en el deporte femenino, de ver que es muy chulo, que conseguimos muchos títulos y también que a nivel nacional está muy bien en muchos deportes, y cada vez hay más empresarios e instituciones que se atreven a apostar por nosotras.

Pienso que poco a poco, porque cuesta mucho, pero es como todas las batallas, es empezar de cero y llegar a donde queremos. Ya empezaron las primeras luchando por ello hace muchos años, y a ellas las veía y las apoyaba muchísima menos gente. Poco a poco se va consiguiendo, y como haces tú, o hace el periodismo que nos echa una mano, que mira al deporte femenino, que vienen a hacernos fotos, todo eso va retroalimentando la burbuja. Estamos en el buen camino y sí, es verdad que a todas nos gustaría que fuera mucho más fácil, pero cada vez hay más gente que se atreve a apostar por nosotras.

Creo que las mujeres también han dado un paso adelante en reivindicar su espacio, y estamos en ello.

Sois una parte del organigrama de un club como es el Barça, que no sólo es fútbol…

Somos una sección amateur. El Barça tiene secciones profesionales, como el fútbol de chicos y chicas, el baloncesto masculino, balonmano…y nosotras estamos dentro de la sección amateur.

¿Y sentís el suficiente apoyo del club al deporte femenino, en este caso al baloncesto?

Creo que esto, también, es paso a paso. Tienen ahora mismo un convenio que es Barça- Sant Feliu desde hace años y lo van renovando, y de momento está así; no sé si habrá algún momento o no donde el Barça se planteará hacer sección profesional, como hizo con el fútbol de chicas. Supongo que si diéramos el susto, pues igual tendrían que planteárselo (risas). Creo que esas cosas funcionan un poco así, tienen un equipo amateur al igual que tienen uno de vóley de chicos creo, y están en primera división. Hay muchos equipos de primer nivel que son amateurs, y parece que Barça es infinito, pero supongo que también tiene que poner un límite. No sé cuál es el motivo, pero la verdad es que el Barça nos está ayudando en todo lo que puede, tenemos la suerte de tenerles detrás porque aunque seamos amateurs, la manera de viajar es la que es gracias a ellos, ya que viajamos bien en avión, te dan un apoyo que igual no es a nivel económico para algún fichaje o tener jugadoras profesionales, pero tenemos viajes que nos permiten estudiar, trabajar y jugar al baloncesto, ya que no tenemos que estar viajando toda la noche. E incluso te permite que si yo me rompo el tendón de Aquiles, me atienda el mejor médico del Barça, por lo que para mí lesionarme dentro del Barça fue lo mejor que me pudo pasar. Así que sí, tenemos mucho apoyo del Barça, pero es verdad que a veces necesitas darles una sorpresa y a lo mejor en esa situación se “tirarían a la piscina”, no lo sé. Pero nosotras vamos subiendo el nivel y que un día digan: “esto merece la pena”, y den el salto. Pero ya te digo, no sé cuál es la política y los requisitos para hacerlo o no hacerlo.

Nosotros estamos muy contentos, porque estamos felices donde estamos y nos están tratando muy bien, además que llevar la camiseta del Barça, que eso para gente que es del Barça es un orgullo (risas).

Siempre me interesa preguntar esto. En un aspecto más personal, ¿crees que tu juego en la pista es tu actitud fuera de ella? Incluso como profesora que eres…

Siempre he estado un poco en contra de esa gente que dice: “no, yo soy así pero dentro de la cancha me transformo”. Pienso que dentro de la cancha eres un poco como eres en la vida, porque son instintos y porque lo que haces en la cancha es lo que te sale del corazón, porque no tienes tiempo para pensar o para modificar tu conducta. Haces lo que te sale, es mucho la esencia de lo que tienes. Es verdad que puede ser que evidentemente haya veces que modificas un poco, que a lo mejor eres muy tranquila y dentro de la cancha eres muy competitiva, pero si la gente es generosa lo es dentro y fuera del equipo, o si eres egoísta igual; así que creo que sí, que soy bastante reflejo de lo que soy en la cancha y lo que soy fuera de ella. Me compagino bastante bien.

Anna4 eric ribe

La presencia de Anna Boleda sobre la pista. | FOTO: Eric Ribé (cedida)

¿Cómo compaginas tu trabajo como profesora de Biología con el baloncesto?

Muy cansada y con mucha ilusión. Es lo que decimos siempre. La gente que se dedica al baloncesto femenino o al deporte femenino muchas veces es por amor, por pasión, te tiene que ilusionar como cuando tenías ocho años, sino no lo haces, porque vas muy cansada o estás todo el día pensando. He notado la diferencia cuando sólo jugaba al baloncesto, ya que en mi cabeza era todo el rato baloncesto, podía hacer mil cosas pero sólo pensaba en que tenía que ir a entrenar, que tenía que hacer esto para el equipo; y ahora eso cambia, sabes que tienes que hacerlo pero mi cabeza está pensando todo el día en el colegio, hasta que llego a casa, dejo la mochila del cole y digo, venga, ahora a entrenar o meriendo y descanso porque tengo que bajar y entrenar. Pero es eso, estar todo el día pensando en otra cosa, te obliga a hacer un esfuerzo de decir “vale, y ahora me voy a concentrar en esto”, por eso digo que te tiene que gustar mucho.

Cambiar el ‘chip’.

Claro, yo me levanto a las seis de la mañana y vuelvo a casa muy cansada a las seis de la tarde, porque además tienes exámenes que corregir y llamar a una familia porque a un niño le ha pasado algo, y tienes muchas cosas del trabajo en la cabeza que intentas frenarlas y decir tengo que descansar porque tengo que bajar a entrenar y mi día todavía no ha acabado hasta las once de la noche. Lo he notado mucho lo de trabajar y entrenar, porque no lo había hecho nunca; el primer año me costó muchísimo, pero ahora ya me he acostumbrado a ese ritmo y lo llevo bien. Igualmente puedes preguntarle al entrenador o alguna compañera cuando los lunes llego a entrenar que parezco un zombi, que a veces me miran y ¡uh!, pero luego ya te dan la pelota y se te pasan todos los males, porque me gusta. Se te olvida que estás cansada.

Al punto de decir que como te tumbes, te duermes (risas).

Sí, sí, que ahora mismo me dejáis aquí sentada con la pesa y me duermo, pero bueno, es lo que hay.

Bueno, son dos vocaciones y muy bonitas además.

Desde luego. El baloncesto ha sido mi vida y lo de ser profe ha sido vocacional totalmente.

Leí en una entrevista hace un año que te vino mal el momento en el que te lesionaste porque estabas pensando en retirarte…

Sí, me vino mal ese año porque acabábamos de ascender de Copa Catalana a LF2 y dije: “pues genial, ascendemos y juego un año en Liga Femenina 2, que sería una manera muy chula de despedirme”. No sabía si sería un año o dos, pero sí que me estaba planteando el poder dejarlo y de repente me rompí, por lo que me vino fatal, sí (risas). Tuve la necesidad de decir que necesitaba jugar un año más, no me podía despedir así de lo que ha sido el amor de mi vida.

Entonces, que me quede claro ya que la gente querrá saber, si se da el caso, hipotéticamente, de que logréis el ascenso a Liga DÍA, ¿te plantearías seguir?

Hombre, claro. Ya lo he dicho, si suena la campana y hacemos el milagro, por supuesto. Sería ya la despedida y el colmo, aunque voy a lo fácil pensando que me despido en una fase de ascenso, que estoy muy contenta, que me ha encantado jugar este año y sobre todo en un equipo que he tenido la suerte que me gusta mucho y que siempre se lo digo a ellas, que me encanta jugar y viajar con ellas, y que me lo he pasado súper bien. Que si evidentemente el equipo hace una locura más y ascendiéramos, retirarme en la Liga Femenina ya sería el colmo.

¿Y ellas no te han pedido que te quedes un año más?

Sí, tengo a algunas jugadoras que me han dicho “venga, un año más” o gente del club, eso siempre pasa, pero en principio está bastante decidido, a no ser que pasara algo extraordinario. Pero es lo que siempre digo, hago deporte aparte del baloncesto ya que me gusta ir en bici o me gusta nadar, entonces si lo dejo y veo que en enero me muero o si veo que es un error… pero la verdad que estoy como muy tranquila, muy en paz con el baloncesto. La lesión me volvió loca, pensando en que no podía ser el tener que acabar así, pero después de esta temporada en la que el cuerpo me lo ha permitido, a pesar de que al principio me costó mucho ponerlo en marcha, el jugar a un nivel en el que lo hemos estado haciendo bien, en el que pude disfrutar, y en la que no he sufrido por el dolor ni por estar jugando mal, así que creo que es la mejor despedida que puedes tener.

Incluso batiendo récords.

Claro, claro. La sensación es de estar en calma, así que…

Esa sensación es fantástica.

Sí, incluso les he dicho a mis mejores amigos que si en junio me oyen decir algo contrario, un quizás un año más, que me peguen dos bofetadas (risas), les he dado permiso.

Pero si te ven con ilusión, quizás hasta te animan más.

Es que luego llegar aquí, coger la mochila a las ocho de la noche y bajar a entrenar, cuesta, aunque luego cuando te dan la pelota ya se te pasan todos los males, pero hay momentos que cuestan.

Bueno, te seguiremos para ver si el año que viene sigues y te volvemos a entrevistar otra vez incluso, ¿quién sabe?

Sí, como “¿pero y esta chica qué hace aquí otra vez?” (risas) no lo creo, pero ojalá porque significaría que hemos dado la campanada.

Like this Article? Share it!

About The Author

Bea Guerrero

Graduada en Periodismo por la UCLM. Fui redactora en prácticas de departamento de Internacional en la televisión de CMMedia, además de redactora, editora y 'Community Manager' de su programa diario 'Estando Contigo'. Y cuento con un B2 en inglés.

Leave A Response