Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Dia, LF2, FIBA…

Anna Cruz: “Estoy contenta por haber llegado hasta aquí”

Montserrat Millán 26 mayo, 2014 Baloncesto Femenino, Entrevistas, WNBA No hay comentarios
Anna Cruz |Foto: Getty Images

Parece que la cantidad de minutos y el rendimiento de Anna Cruz en su debut en la WNBA ha cogido por sorpresa a muchos. Sin embargo, los que hemos tenido la suerte de disfrutar semana tras semana de su juego durante años, no dudábamos de que la catalana podía comenzar de la manera que lo ha hecho y mucho más. Buena muestra de ello es la entrevista que Zonadostres realizó antes de la final de LF a una de las personas que mejor la conoce, Clara Bermejo. La capitana de Rivas y compañera de Cruz durante cuatro temporadas afirmaba sin dudas “estoy segura que le va a ir muy bien, que va a pasar el Training Camp y que va a acabar enseñando a todas las americanas cómo jugar al baloncesto”.

Anna Cruz |Foto: Getty Images

Anna Cruz | Foto: Getty Images

Anna Cruz a sus 27 años esta viviendo el sueño de cualquier jugadora jugando la WNBA con las New York Liberty, y desde Zonadostres hemos querido entrevistarla para saber de primera mano todo sobre su experiencia americana.

Lo primero, ¿cómo te sientes con todo lo que estás viviendo?

Me siento muy afortunada por vivir todo esto. Estoy contenta por haber llegado hasta aquí, poder disfrutar de esta competición, y poder enfrentarme a las mejores jugadoras del mundo.

La noticia de que finalmente formarías parte del roster definitivo, ¿cómo y cuándo te la dieron?

Faltaban dos días para que empezara la Liga, y aún éramos 15 jugadoras. Era evidente que los descartes estaban al llegar. Antes del entreno fueron llamando una a una a las jugadoras descartadas. Es una situación muy incómoda, porque tú estás ahí en el vestuario y ves como las compañeras que estaban listas para entrenar, recogen sus cosas y se van. Es una sensación agridulce. De hecho, ese día antes de entrenar yo pensaba que ya habían hecho todos los descartes, cuando en verdad faltaba uno más (la base lesionada tenía ficha), así que me puse a entrenar tan normal, mientras que las otras estaban más nerviosas que un flan. A veces es bueno no enterarse de las cosas…

Desde entonces todo ha sido muy rápido con tu debut en Connecticut y en el quinteto inicial nada menos. ¿Esperabas tener tanto protagonismo desde el principio?

La verdad es que para nada pensaba que iba a ser titular. Agradezco mucho la confianza que han puesto en mí, aunque a la vez es una responsabilidad muy grande que estoy dispuesta a asumir. Nunca me ha importado no salir de titular, puedes ser una jugadora muy importante aun saliendo desde el banquillo.

En tu primer partido de preparación sufriste un pequeño problema con un pendiente que hizo que tan solo pudieras contar con dos minutos en la pista. ¿Qué pasó exactamente? ¿Llegaste a creer que te podría perjudicar o desde el principio lo tomaste como una simple anécdota?

Quedaban 5 minutos para que finalizara el partido y yo no había salido a la pista porque prácticamente estaba recién aterrizada. En ese momento el entrenador dijo mi nombre, y entre quitarme el chándal, correr a la mesa de cambios y los nervios que tenía encima se me olvidó taparme el piercing de la oreja. A los dos minutos el árbitro se dio cuenta de que llevaba pendiente y ni siquiera me dejó ponerme tape y seguir jugando. Me dijo que me lo tenía que quitar, y no hubo manera. Un poco más y me arranco la oreja. Lo cierto es que desde que me lo hice nunca me lo había quitado, así que al día siguiente me lo cortaron. Me lo tomé como una anécdota que contar a mis nietos para que se rían de mí! Por lo menos aquí sigo, aunque ya sin pendiente…

Hemos visto la impresionante presentación en el Madison Square Garden. ¿Cómo se vive en primera persona un momento así?

Es espectacular. Yo creo que desde la pista no eres consciente de todo lo que sucede alrededor. Nunca había jugado con tanto público y la verdad es que impacta, al igual que la presentación que hicieron. No hay palabras para definirlo, hay que vivirlo.

Cuando te presentan haces un gesto como una reverencia que parecía al estilo japonés juntado las manos, ¿por qué el gesto?

Mi compañera de equipo Alex Montgomery me preguntó si quería hacer algún saludo especial. No estoy acostumbrada a hacer nada de eso, pero todas hacen algo, así que se nos ocurrió eso. Hacer el saludo a Buda para que nos dé suerte.

¿Cómo fue jugar tus primeros minutos en “casa”?

Los jugué con muchos nervios. Siempre quieres gustar y dar una buena imagen en casa delante de tu afición. Espero no estar tan nerviosa la próxima vez e irme acostumbrando a el show de la WNBA.

Anna Crtuz defendiendo a Maya Moore | AP Photo

Anna Cruz defendiendo a Maya Moore. Foto: AP Photo

Centrándonos en lo deportivo, debutas en Connecticut con 11 puntos, 9 rebotes y 4 robos además de lograr tu primera victoria con New York en WNBA. El segundo partido acabó con derrota ante Chicago en vuestra casa y el tercero derrota por poco ante las Lynx. ¿Qué crees que os queda por mejorar como equipo?

Creo que tenemos mucho margen de mejora. Necesitamos más entrenamientos y entendernos mejor las unas con las otras. Creo que el equipo va a ir creciendo a medida que pase el tiempo. Iremos de menos a más, seguro.

El año pasado las Liberty no entraron en Play Offs y éste se han reforzado con la que probablemente es la mejor pívot del mundo, Tina Charles. ¿Cuál es el principal objetivo de la franquicia para este año?

Yo creo que podemos dar mejor imagen que el año pasado. Por experiencias pasadas es mejor no marcarse objetivos, y además te voy a soltar el topicazo de “ir partido a partido”… (risas)

¿Cómo es, tanto dentro como fuera de la pista, tener de compañeras de equipo a gente como Cappie Pondexter o Tina Charles?

Dentro de la pista son nuestra referencia ofensiva ya que tienen mucha facilidad para anotar. Fuera de la pista son gente muy normal. Tina Charles chapurrea algo de castellano, de echo siempre nos saludamos con un “HOLA AMIGA”. no sé, son gente sociable y agradable. No actúan como divas ni nada por el estilo, al contrario.

Ya has jugado contra Chicago enfrentándote con Elena Delle Donne, rookie de la pasada temporada. ¿Qué impresión te dejó?

Es muy polivalente, puede alternar varias posiciones y ser efectiva en ambas. Es muy difícil defenderla.

En New York también compartes vestuario con Essence Carson, jugadora con quien ya coincidiste en Rivas. ¿Te ha facilitado la adaptación al equipo tenerla a ella allí?

Sí, Essence desde el primer día me ha ayudado. Es la capitana del equipo, y estoy descubriendo una faceta suya que no conocía. Es muy buena gente y siempre está dispuesta a ayudarme. Además, son risas aseguradas… tiene muy buen sentido del humor.

Cuéntanos tu día a día en Nueva York.

Llego al pabellón hora y media antes del entrenamiento. A las 10 empezamos a calentar y a estirar. A las 10:30 entramos en pista. Sobre las 13:00 terminamos más o menos. Después tenemos tratamientos quien los necesite, ducha, y comemos todas allí. Las instalaciones están bastante bien. No nos falta de nada. Podemos desayunar allí, comer, e incluso llevarnos algo para cenar. Es la caña no tener que cocinar…!

En la temporada europea has jugado en Rusia, siendo nombrada mejor base de la Liga Rusa, pese a que tu posición natural es la de escolta. A pesar de ser tu primer año fuera de España has demostrado una gran adaptación tanto a una nueva liga como a una nueva posición. ¿Crees que este paso por Orenburg ha hecho más fácil todo lo que estás viviendo ahora en New York?

Sin duda alguna el paso por Orenburg me ha ayudado. Ha sido una experiencia muy positiva, una muestra de cómo las cosas pueden acabar bien por muy mal que empiecen. Al final, cuando das lo mejor de ti tanto en la pista como fuera, los resultados acaban llegando tarde o temprano, es cuestión de tiempo. Por eso nunca hay que desistir. No me considero la mejor base de la competición, pero el premio me lo quedo porque creo que me he esforzado mucho y aunque lo importante es participar, si de vez en cuando ganas tampoco está mal!

¿Se vive de manera tan diferente como parece el baloncesto femenino en Estados Unidos? ¿Qué es lo que más te ha impactado de la WNBA?

Me impacta el gran seguimiento que tiene el baloncesto femenino aquí. Esto en España, lamentablemente, es impensable. Se vive muy diferente, Es todo mucho más profesional. Están muy organizados. Nada más llegar me dieron una carpeta en la que aparecen desde horarios de los vuelos de toda la temporada, nombres de los hoteles, compañías d autobuses con las que viajamos… En definitiva, creo que van un paso por delante.

Anna Cruz ha cambiado en New York su habitual 15 por el 51 | New York Liberty

Anna Cruz ha cambiado en New York su habitual 15 por el 51 | New York Liberty

¿Nos puedes contar alguna anécdota que te haya pasado desde que llegaste a USA?

¿Más anécdotas? Entre la del pendiente y otras cuantas que tengo voy a ser el hazmerreír de toda España… (risas). Me he perdido unas cuantas veces para llegar a la pista… por ejemplo. ¡Y ya no cuento más, las demás en privado!

Mirando un poco al futuro, tras el varapalo de no estar con la selección el pasado verano. ¿Esperas estar este año en el Mundial o es algo en lo que no piensas?

Me haría mucha ilusión volver a estar entre las 12 elegidas. Estaría encantada de volver a compartir vestuario con mis compañeras de selección después de todo este año fuera de casa. Pero como bien dices, prefiero no pensarlo demasiado. Ahora estoy centrada en esto, ojalá que llegue el momento de centrarme en la selección.

Todos sabemos que a pesar de que ya no juegas en Rivas sigues al equipo. ¿Cómo viviste desde la distancia la primera Liga del club ripense?

Volvía de jugar la final en Ekaterimburgo, llegué a casa y sólo pude ver los últimos cinco minutos de partido. La verdad es que fue una sensación agridulce. Estaba muy contenta por ellas, pero a la vez no podía dejar de pensar en el final amargo de la temporada pasada. ¡Llamé a casa corriendo y allí estaban todos celebrándolo! Me alegro mucho por el club y a la vez me da rabia no haber podido vivir eso en primera persona. No quiero dejar pasar la oportunidad de agradecer a todos los que se acordaron de mí pese a que ya no estuviera… un auténtico detallazo.

¿Qué te contaron tus ex compañeras de aquella noche en el Cerro?

Me contaron que fue espectacular, que nunca había estado el Cerro tan lleno, y que ganar una Liga y poderlo celebrar con la afición es algo único. Estaban contentísimas, y no es para menos.

Clara y Anna

Clara y Anna celebrando la Copa de la Reina de 2011 | Foto: Jesús Pérez

Clara Bermejo tuvo el detalle de en mitad de la celebración coger tu camiseta. ¿Qué sentiste al ver que pese a no formar parte del equipo tanto tus compañeras como la afición no se olvidaron de ti en un momento así?

Cuando vi la foto no me lo podía creer. Volví a llamar a mis padres, esta vez llorando… porque nunca nadie había hecho algo parecido por mí. Es difícil sentirse parte de un equipo cuando tú estás en otro, pero entre unos y otros habéis hecho posible que me sienta como una más sin estar allí. Solo tengo palabras de agradecimiento. hacia vosotros y hacia mis compañeras de equipo. Clara fue la encargada de coger la camiseta, y ella más que nadie sabe lo mucho que me hubiera gustado compartir ese momento con ella. ¡Como se hace de querer mi blasa!

Por último, aquella misma noche hablando con Clara Bermejo me dijo que era imposible no pensar en ti en un momento así refiriéndose a ti como “la Wynona” y me emplazó a preguntarte en la próxima entrevista por qué te llamaban así, por lo que tengo que hacer caso a la capitana de Rivas ¿De dónde te viene el mote de Wynona?

¡Maldita blasa! ¡Retiro lo dicho en la anterior pregunta! (risas). No tengo ni idea de por qué me llama Wiynona, habrá que preguntárselo a ella… a ver qué mentira os cuenta!

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response