Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Femenina, LF2, FIBA…

Anna Montañana: «Siempre tuve claro que iba a ser entrenadora»

«No me imaginé que acabaría de esta manera, quería acabar con un triplete con mi club, pero no siempre pueden escribirse cuentos de hadas». Con estas palabras se despedía hace cinco años una de las jugadoras más emblemáticas del baloncesto femenino patrio. Enumerar su currículum durante sus dos décadas en la élite, no aportaría nada nuevo, no destacaría la figura de una de las históricas del baloncesto femenino, de ese grupo de jugadoras que pusieron a base de “machadas” al baloncesto femenino español en primer plano. Así pues, mejor preguntarle por su frustrado cuento de hadas, mejor dicho, por la segunda parte del mismo. Prefiero saber cómo inició ese segundo tomo, cómo afrontó que debía empezar a escribirlo, qué le llevó hasta el departamento de marketing del Valencia Basket, o cómo se vive abrir camino en un mundo inhóspito para el ente femenino como es la ACB. En definitiva, algo así como ¿qué fue de…? pero continuado en el tiempo o lo que es lo mismo, Anna Montañana: parte II.

Anna Montañana, ayudante en el Baloncesto Fuenlabrada | Foto: A. Martínez/ACB Photo

Anna Montañana, entrenadora ayudante en el Baloncesto Fuenlabrada | Foto: A. Martínez/ACB Photo

La primera pregunta, aunque nada original es casi obligada. ¿Cómo has vivido el confinamiento ¿y la vuelta a la llamada nueva “normalidad?

Seguramente cada uno de nosotros nos llevamos de estos momentos diferentes aprendizajes. Por mi parte, he tenido la suerte que hasta ahora no hemos tenido problemas de salud y eso hace que todo sea algo más fácil. Yo he estado en una buena situación y he intentado aprovechar el tiempo lo máximo posible y sacar las mayores situaciones positivas que podía. La vuelta a la normalidad con mucha precaución, pero también ilusión de volver a ver a todo mi entorno.

Antes de que el mundo se parara, vivías con el Montakit Fuenlabrada tu segunda temporada como entrenadora asistente (primera mujer en un cuerpo técnico ACB). Tras tu fichaje por el conjunto madrileño declarabas que “es verdad que esto es algo hasta ahora excepcional… No se trata de demostrar nada, pero sí que la gente vea con normalidad que pueda haber mujeres en cualquier ámbito profesional del deporte” Después de este tiempo se puede decir, en este aspecto, que ¿objetivo cumplido? y quizás lo más importante, ¿cuál ha sido el trabajo para llegar al mismo?

Han pasado ya dos años y medio y me gustaría poder decir que he abierto el camino a otras entrenadoras, pero aún no hemos llegado a ese punto. Sí que hemos ganado en normalidad, en que ya no se vea como una noticia y poco a poco haya más entrenadoras en LF2 que hace un par de años. Yo ahora siento que está normalizada mi presencia, poco a poco intentas ganarte el respeto con trabajo y esperas que algún día te veas como una más, independientemente de ser mujer. Hay aún avances que hacer, pero espero que las entrenadoras que somos más visibles podamos servir de inspiración para que las entrenadoras crean que pueden llegar a profesionalismo, masculino o femenino.

Tu llegada al Montakit Fuenlabrada vino de la mano de Néstor García, pero el devenir deportivo ha hecho que hayas trabajado también con Jota Cuspinera, Agustí Julbe y Paco García. Tres entrenadores diferentes, con métodos de trabajo distintos hacen que el continuar en el cuerpo técnico se vea casi ligado a una adaptación por tu parte muy rápida, algo así como aprobar un “máster express”. ¿Cómo has vivido esto? ¿Qué destacarías de cada etapa?

Desde febrero del 2018 hasta mayo del 2020 he tenido cuatro entrenadores principales, Néstor, Jota, Agustí Julbe y Paco García. Hay que desarrollar un poder de adaptación total, creo que mi carrera y mi personalidad me ha ayudado a ello, pero aún así hay muchos momentos de incertidumbre y un tanto desequilibrantes. El Master express es total, además por la diferencia en los cuatro entrenadores, cada uno diferentes y de lo que he intentado absorber lo máximo de cada estilo. Desde luego que lo miro como algo positivo para mi carrera.

¿Cuáles son tus metas para la próxima campaña?

Poder competir con el equipo lo mejor posible, llevamos dos años bastante duros a nivel deportivo y aunque seamos un equipo humilde, también luchador y la meta es poder crear un equipo que pueda competir al máximo nivel de sus posibilidades. Personalmente, me motiva mucho que los jugadores puedan mejorar su productividad de lo que se esperaban de ellos y conseguir eso en el mayor número de jugadores.

Dejando a un lado tu faceta de entrenadora. Tras retirarte del baloncesto profesional en el 2015, estuviste dos años y medio en el departamento de marketing del Valencia Basket (estudió international business and marketing con un máster en marketing deportivo y otro en entidades deportivas) ¿qué recuerdas de esta época? ¿volverás a ella en algún momento o es una etapa ya más que cerrada?

Siempre tuve claro que iba a ser entrenadora, pero necesitaba volver a Valencia, empezar una nueva vida allí que también combiné entrenando a un equipo cadete y coordinando el CB L´Horta Godella. Muchos aprendizajes de mi época en el Valencia Basket aprendiendo lo que es tener un trabajo y responsabilidades diarias totalmente diferente a estar en la pista. Me ayudó muchísimo a formarme y creo que todo pasó en el timming que tenía que pasar. Disfruté mucho del trabajo de Marketing y eventos y si tuviera que volver a hacerlo, lo haría, además siempre agradecida a la oportunidad que me dio el club, pero yo quiero ser entrenadora que es el 10 sobre 10 de mi felicidad a nivel laboral.

Quizás ahora ya no, porque la situación es bastante diferente, aunque entiendo que queda por avanzar, pero ¿cómo se afronta el momento de la retirada deportiva? Bajo tu experiencia, ¿qué es lo más importante para darlo de la mejor manera posible?

La retirada es un punto de inflexión, en un momento en el que la gente normal ya tiene su vida más o menos encarrilada y tú empiezas de nuevo. Por ello, es muy importante planificarla con años, intentar ver qué camino quieres coger, dónde y cómo. La teoría es muy fácil pero cada uno pasa por experiencias diferentes. La preparación es lo más importante en mi opinión, la adaptación y no tener prisa, ver la foto amplia. Yo tuve suerte, aún retirándome porque ya no me iba la rodilla, tuve suerte y la busqué. No dejé de intentar prepararme durante mi carrera, me atreví a buscar lo que quería y al final todo salió. Te dejas cosas por el camino, inestabilidad e incertidumbre, noches sin dormir… pero al final las nubes se apartan y aparece el camino claro.

Para finalizar ya la entrevista, como dicen que quien se conoce mejor es uno mismo ¿Cómo describirías a la Anna Montañana de ahora? ¿Y qué le dirías a la de antes?

Cuesta contestar a esta pregunta, soy una persona muy disfrutona, positiva y que seguramente esto viene porque me encanta lo que hago, desde que soy pequeña, es mi pasión. Me gusta disfrutar de mi familia y amigos y exprimir los momentos y compartir. Soy muy exigente, sobre todo conmigo misma, aunque por lo que me dicen también con los demás, y perseverante. Y me gusta soñar, siempre lo he hecho e intento ir a por lo que quiero. Tengo el camino en la cabeza, y aunque tenga que coger el más largo, sé lo que quiero, y claro después mi lado impaciente me aprieta (risas).

A mi otra yo en el pasado… puff… creo que es positivo haberme lanzado y cometido muchos errores, pero igual haber pensado las cosas algo más.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response