Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Dia, LF2, FIBA…

Clinic de Tecnificación Verónica Matoso: Mucho más que baloncesto

El escritor Mark Twain afirmó en una ocasión que “el secreto del éxito es hacer de tu vocación tus vacaciones”, aprovechando el talento y manteniendo una actitud positiva orientada a trabajar duro para cumplir las metas que uno se proponga. Precisamente, la jugadora de baloncesto Verónica Matoso encaja a la perfección con esto.

Tras finalizar la temporada, la conejera siguió dedicándole tiempo al baloncesto y se esforzó por llevar a cabo su “Clinic de Tecnificación Verónica Matoso Ciudad de Arrecife”. Al respecto, cabe destacar que este año cumplía su quinta edición, por lo que lo hacía un poco más especial que en cursos anteriores. Todo acabó saliendo a pedir de boca. Las más pequeñas pudieron aprender y divertirse en compañía de instructores cualificados, que le trasmitieron su conocimiento, experiencia y valores.

Desde el primer día, en la Ciudad Deportiva de Lanzarote y el Pabellón Municipal Blas Cabrera Felipe se respiró un ambiente repleto de ilusión por hacer las cosas bien, motivación, alegría, diversión y ganas de aprender. Como es lógico, al principio las participantes se mostraban nerviosas. No obstante, la jugadora lanzaroteña rompió el hielo con una dinámica presentación y gestionó la situación eficazmente. Divididas en pequeños grupos, las niñas se adentraron en el baloncesto teniendo como referencias a la propia Matoso, Gema García, Ainhoa Macía, Nicolás Martín, María Villar y Sara Rodríguez.

19807251_10211088839231253_1870159130_o

Matoso da instrucciones a una participante | Foto: Samuel Melián

Retrospectiva

Es inevitable que Matoso recuerde su pasado y orígenes en el baloncesto cuando desarrolla su Clinic, entre niñas que empiezan a sentir interés en el deporte. “No tuve ningún estímulo propiamente dicho para empezar. Es cierto que desde pequeñita era muy alta e iba a clases de kárate y guitarra. Casualmente, siempre que asistía a los entrenamientos veía a niños jugando al baloncesto (en mi época no había equipo de niñas en mi colegio) y una vez el entrenador me dijo «¿Quieres probar?». Y bueno, empecé a entrenar baloncesto con el kimono y, a raíz de ahí, como que me enganché y no he podido dejar de querer este deporte”, explica entre risas Matoso a Zona 2-3.

Con los años, fue puliendo todos los aspectos del juego hasta convertirse en una de las referencias interiores más potentes de la Liga Femenina 2. Al margen de su trayectoria como jugadora, siempre demostró su preocupación hacia los más pequeños y, en particular, a los de su tierra natal. Consciente de la necesidad e importancia de impulsar el baloncesto femenino en Lanzarote, en 2013 cumplió el objetivo de realizar su propio Clínic de Tecnificación.

“La idea surgió hablando con Juan Carlos Arrocha, presidente del Club Baloncesto Arigona. Además de ser un buen amigo, en su día fue mi entrenador antes de marcharme. Un día estábamos conversando un poco acerca de que en Lanzarote no se realizaba ningún tipo de evento especializado en la tecnificación y en el baloncesto femenino (es verdad que hay muchos campus de baloncesto, pero más de jugar, no tanto a nivel técnico- individual). Entonces surgió la idea y la llevamos a cabo con éxito”, admite.

Está claro que este tipo de iniciativas cuenta con numerosos beneficios para sus practicantes; al combinar salud, educación y deporte: “Creo que son necesarios para intentar inculcar unos valores a los adolescentes de vida saludable, sea el deporte que sea. Por ejemplo, se ha producido un incremento del sobrepeso y la obesidad en los adolescentes (la OMS estima que hay aproximadamente 43 millones de menores de cinco años que lo padecen). Así que viene bien para promover una vida sana; además de mejorar la técnica individual en verano (que es la época donde más hay que trabajar, para que los jugadores puedan luego adaptarse adecuadamente a la temporada)”.


Un clinic que ilusiona y crece cada año

El Clinic se ha convertido en una de las actividades clásicas del verano. Detrás del evento deportivo se esconden muchas horas de dedicación, trabajo y afán; con el fin de que las niñas puedan divertirse al mismo tiempo que continúan su aprendizaje. Para ello se buscan las mejores instalaciones, empresas colaboradoras, invitados de calidad, etc.

“En cuanto a las instalaciones y el entorno, no podrían ser mejor. Tenemos un pabellón muy cercano al otro, en el que los entrenadores podemos entrenar y rotar sin ningún problema. Tenemos a nuestra disposición la pista de atletismo, el césped del campo de fútbol, cuartos para guardar el material, etc.”, indica. Creo que el mayor obstáculo ha sido la misma gente de la Isla, el temor de ir a algo nuevo. Además, al principio quizás tenía miedo a que me vinculasen al Club Baloncesto Ariagona, que fue mi club de aquí, no a mí. Pero es verdad que las instituciones, empresas, medios de comunicación y demás han ayudado muchísimo. ¡Sin ellos sería imposible!”.

Centrándonos en el funcionamiento de la cita deportiva, la jugadora apunta: El Clínic está enfocado única y exclusivamente para la mejora de la técnica individual. Obviamente, después hacemos algún 3×3, jugamos 5×5, etc. Pero siempre el 95% es mejora de las capacidades técnicas individuales: pase, bote, tiro, salidas para no cometer tantos pasos, finalizaciones, etc. Realizamos un calentamiento de 10:00 a 10:30 y después un entrenamiento de 10:30 a 12:15 de técnica individual (con diferentes tipos de materiales para que el trabajo sea más ameno, como gafas de bote para la visibilidad, conos y escaleras, etc.) Tratamos de que todos los ejercicios sean innovadores y entretenidos”.

El principal consejo que Matoso da a los más jóvenes que quieran dedicarse profesionalmente al baloncesto es que sepan compaginar la diversión con el trabajo.

“No deben obsesionarse con querer llegar más, porque con 14 o 15 años nadie va a llegar. Con esa edad puedes tener unas aptitudes, pero sin divertirte en cada entrenamiento no se conseguirá nada. En este sentido, para mí es vital que se diviertan entrenando, que les guste, que sigan estudiando y que no tengan prisas. Sí es verdad que yo en su día me fui con 13 años, pero, el ejemplo de Lanzarote: cuando me fui solo éramos dos equipos en la isla y apenas podía competir. Hoy en día ha evolucionado mucho: hay más equipos, opciones a campeonatos de Canarias, entonces entorno a la islas, diría eso: que no tengan prisas a querer salir jóvenes porque hoy en día ha evolucionado mucho el baloncesto. Hay más incripciones, competición, etc. entonces q se diviertan entrenando duro y que les tiene que apasionar. Tengo compañeras que con 18 o 19 no habían debutado y ahora son las amas”, comenta.

Invitados de lujo

Uno de los aspectos de los que más se benefician los pequeños son de la experiencia de jugadoras y entrenadores profesionales.

“Su visita es lo que le da la calidad al Clinic. Las jugadoras de Lanzarote tienen la oportunidad de ejercitarse con diferentes entrenadores y formas de trabajar. También las jugadoras intentan transmitir sus experiencias y que las participantes puedan aprender. Cuando yo era pequeña me sentaba en el suelo a escuchar las historias de los jugadores que venían, pero ahora somos nosotras las que transmitimos esa experiencia en las niñas (cómo empezamos, todo lo que entrenamos, cómo son los partidos, si nos ponemos o no nerviosas, etc.) Para las niñas es importante conocernos, ya que quizás están acostumbradas a seguir los partidos por televisión o Internet. Para ellas, es un lujo tener invitadas como Leticia Romero y Amaya Valdemoro -que vinieron el año pasado-, Gema García -que ha venido durante cuatro años seguidos- o María Villar y Sara Rodríguez. ¡Es un lujo que compartan sus vivencias y aprendizaje con las niñas!”.

DSC_0878

Las participantes prestan atención a las invitadas | Foto: Samuel Melián

En lo que respecta a técnicos, Matoso explica:

“Este año hemos querido darle al Clínic un salto de calidad en cuanto a los entrenamientos, con los entrenadores Nicolás Martín y Ainhoa Macía. La intención ha sido buscar diferentes formas de trabajar de fuera y que pudieran trabajar aquí con nuestras niñas. Ha sido un éxito rotundo y creo que, a partir de ahora, voy a buscar más entrenadores, para focalizarlos más en los entrenamientos de nuestras niñas. Lo que busco en ellos es implicación máxima, ya no solo a nivel de entrenamiento sino a nivel de entorno del Clínic. Que se involucren con las niñas, que, si hay que estar riéndose que sean divertidos, que sepan trabajar diferenciando los ratos de trabajo de los de ocio, etc. ¡Y en esta edición Ainhoa y Nico se han involucrado en todo! Son grandísimos grandísimos profesionales y ojalá vengan a las próximas ediciones, porque personas así son las que quiero”.

Situación actual del baloncesto femenino

A pesar de que todavía queda mucho por hacer en el baloncesto femenino, este ha progresado en nuestra sociedad gracias al trabajo duro de las jugadoras, entrenadores y demás implicados.

“El baloncesto femenino en España ha evolucionado muchísimo. Gran parte de culpa la tiene nuestra Selección Española Femenina, que cada verano consigue éxito tras éxito. Quieras o no, eso también ha hecho que se produzca un incremento de fichas de jugadoras femeninas de baloncesto. Hay una mayor motivación en las niñas, también para las que ya estaban apuntadas, al pensar “¿Y si algún día llego yo?”, “¿Y si entreno más duro y tengo la oportunidad de verlas?”. Asimismo, esto se debe al trabajo de cantera de los clubes profesionales, que cuidan y trabajan para que esos jugadores en un futuro lleguen a lo más alto. También por los clínics, pues motivan y enseñan a las jugadoras fundamentos básicos para que vayan creciendo a nivel personal, táctica y técnicamente”.

Centrándose en el tratamiento informativo de los medios de comunicación hacia el baloncesto femenino, la jugadora opina que podría mejorarse.

“Desafortunadamente, hay muy pocos medios que lo dan todo por el baloncesto femenino. Estoy muy agradecida por los pocos que sí dan todo por el baloncesto femenino. ¡Ojalá algún día apoyasen el deporte todos los demás! Más no se puede hacer: la Selección lo gana todo y, aun así, cuesta que otro tipo de prensa nos apoyen”, afirma.

Para finalizar, manda un mensaje a los seguidores del deporte:

“A los aficionados de verdad, no los que empezaron cuando llegaron las medallas: a los del principio gracias por haber creído siempre a pesar de las derrotas y de las victorias. Y a los que están empezando ahora porque se han enganchado con las medallas, gracias también, pero hay que ser más leales y estar en las buenas y en las malas. ¡Ojalá se vaya enganchando cada vez más gente! Y bueno, quería agradecer a Zona 2-3 su implicación absoluta por haber cubierto la semana del Clínic. ¡Muchas gracias por apoyar el baloncesto femenino!.

 

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response