Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Dia, LF2, FIBA…

Conociendo a… Patricia Argüello

Samuel Melián 12 marzo, 2012 Baloncesto Femenino, Liga Femenina No hay comentarios
Patricia Argüello, ejemplo de trabajo y constancia | Ana Fernández

Nacida en Madrid el 1 de junio de 1987 y licenciada en psicología, su constancia y trabajo le han llevado a la élite del baloncesto femenino a pesar de una lesión duradera. En este artículo, repasamos su carrera.

Patricia Argüello, ejemplo de trabajo y constancia | Ana Fernández del Campo


Los inicios

Comenzó en el mundo del baloncesto por “culpa” de su madre y el cura de su colegio San Agustín, ya que le obligaban a practicar baloncesto durante dos horas mientras esperaba a su hermano que jugaba al fútbol. “No es que no me gustara el deporte, pero a los siete años me tiraba más el fútbol”, reconoce.

Sus comienzos podrían haber supuesto un problema para cualquier chica que se iniciaba en el mundo de la canasta, ya que los martes, jueves y viernes solo entrenaban niños, “pero a mí eso plin”, manifiesta entre risas. Al siguiente año ya entrenaba con chicas pero reconoce que aún le seguía tirando más el fútbol. Todo hasta la llamada de la selección mini de Madrid para jugar los Campeonatos de España. Aquí empezó a rellenar su currículum al convertirse en subcampeona cadete e infantil, campeonatos en los que consiguió 5 de los 6 premios individuales. Esa convocatoria supuso el punto de inflexión en su carrera baloncestística como ella declara. “Fue ahí cuando ya le empecé a coger cariño al basket”.

Y mucho cariño le ha cogido cuando habla en estos términos de él. “El baloncesto para mí es muchas cosas, la más importante es que es mi hobby favorito, es mi trabajo, en muchas ocasiones es una vía de escape para no pensar, es un deporte que me ha hecho conocer a todo tipo de gente, he conocido a muchas amigas por el baloncesto y muchos lugares, he compartido muchas alegrías, decepciones y penas”.

En su etapa junior, su equipo Majadahonda disputaba la Final Four de Madrid. Patricia Argüello tenía dos lanzamientos desde la personal a falta de un minuto con su equipo dos puntos por debajo en el marcador. Así recuerda ese instante: “Mientras tiraba los tiros libres, estaba pensando en el examen de biología del lunes siguiente, la célula” (risas). Además de anotar los dos tiros libres dio la asistencia del triple ganador de su equipo, y por si fuera poco, aprobó el examen, y con nota -9,25-.

La llegada a la máxima categoría

No ha sido fácil llegar a la élite del baloncesto femenino para la madrileña. Estuvo un año en blanco debido a una fascitis plantar que le obligó a renunciar a la Selección ese verano. Como ella misma reconoce “fue duro enfrentarme a mi primer año en la máxima categoría, y más viniendo de todo un año con la lesión”.

Debutó en Liga Femenina de la mano de Estudiantes, club del que guarda un cariño especial. “Los recuerdos son todos buenos, la pena que descendimos, pero el grupo que se formó de jugadoras y cuerpo técnico fue genial. Tuve minutos y la confianza de los entrenadores, así como el apoyo de las jugadoras veteranas”. No se olvida de su entrenador Ángel Goñi, del que no escatima en elogios. “Tuve la gran suerte de poder estar bajo las órdenes de uno de los mejores entrenadores a nivel individual, desde mi punto de vista”.

Patricia con la gente que siempre está a su lado

Ese año, Patricia se proclamó Campeona de Europa en Sofía (Bulgaria), donde su aportación fue básica logrando 13 puntos de media. No le es fácil a la madrileña quedarse con un momento vivido de esa final: “Tal vez elegiría el tiempo que pasó desde los últimos 30 segundos desde el final del partido a cuando sonó el himno y estábamos en lo más alto del pódium. Recuerdo que a 10 segundos del final, me senté en el suelo de la cancha y me puse a llorar como una niña. Había conseguido lo que tanto me costó desde los 7 años que empecé con este deporte. Sonó la bocina y sí, el oro ya era nuestro. A partir de aquí, abrazos, lloros, alegrías, saltos y lo mejor, compartirlo con un grupo de 10. Si a nivel deportivo fue bueno a nivel humano fue mejor, y con mi familia que allí desde la grada compartieron conmigo uno de los mejores momentos de mi vida”.

Tras el descenso de categoría del Estu, y antes de llegar a Gran Canaria, jugó en Rivas y León. De esos dos años recuerda que “fueron dos etapas muy diferentes, donde aprendí que el baloncesto profesional también es un trabajo, hay competitividad, superación y como en todo trabajo, hay que rendir al máximo. No tuve los minutos ni la confianza por parte de los entrenadores, cosa muy normal, teniendo en cuenta que compartí equipo con jugadoras como Cathy Jones o Murphy”.

Etapa en Gran Canaria

Cumple su tercera temporada en Gran Canaria, de la que hace un balance positivo “a nivel colectivo poco más se le puede decir o pedir a este equipo, siendo el más joven”, aunque se muestra ambiciosa “por mi manera de ser, yo pido a mi equipo que luche hasta el final y vayamos a por el sexto puesto y sé que lo vamos a luchar”. En cuanto al plano individual se muestra satisfecha. “Mirando números y comparando con los otros años está siendo mejor. Es verdad que he tenido problemas físicos y me he resentido del menisco, lo que me ha limitado unos cuantos partidos en la liga”. Prueba de ello, y de su constancia en el trabajo está la prueba la muestra de haber superado su máxima anotación en la liga femenina el pasado 5 de noviembre ante el RC Celta, donde anotó 28 puntos -su tope estaba en 27.

No es de extrañar que a día de hoy cuente con una peña propia, ‘Patri y su peña repartiendo leña’. Patricia se muestra muy contenta con el apoyo de ésta, y no dudó en dedicarles palabras de agradecimiento por el apoyo recibido al tiempo que aseguró que para ella es la mejor peña.

Sobre la baja de Yurena Díaz durante el transcurso de la temporada comenta: “Afecta dentro del grupo porque es una compañera y las lesiones afectan anímicamente, pero Yurena ha sido muy positiva y siempre ha estado con una sonrisa viendo los entrenamientos y animándonos siempre, ha sido una más del equipo, y sobre todo otra más sentada en el banquillo animando para que ganásemos”.

Así la ve su compañera y amiga Yurena Díaz

“Patricia Argüello, para muchos una simple jugadora de Liga Femenina, para mí más que una compañera de equipo. Ella llegó a Gran Canaria el año en el que yo empecé a jugar con el equipo de LF, me ayudó a integrarme en ese nuevo mundo, estuvo ahí a medida que me convertía en una verdadera jugadora. Nunca me han faltado sus consejos, y no solo los deportivos. Hemos compartido muchos momentos juntas en estos tres años, hemos visto millones de películas en los viajes, tanto en los aviones como en los hoteles (aunque la pobre siempre se queda dormida). Hemos visitado diferentes ciudades y nos hemos sacado millones de fotos juntas.

Siempre que he tenido un problema me ha ofrecido su mano, y sabe que siempre que la necesite le ofreceré la mía. Sí, Patricia es una de esas personas a las que puedo llamar amiga. Sabe escuchar cuando lo necesitas, es muy divertida y cariñosa, no obstante a la hora de trabajar es la más seria y ambiciosa.

Quizás el momento que más me gusta recordar es el día 6 de enero de nuestra primera temporada juntas. Estábamos de viaje para jugar Eurocup y nevaba mucho, así que decidimos celebrar ese día con una guerra de bolas de nieve para no olvidar lo lejos que nos encontrábamos de nuestras familias.

Estoy segura de que llegará muy lejos en esta vida, tanto a nivel deportivo como personal, y lo estoy porque soy consciente del duro trabajo que realiza cada día para conseguirlo.

Es una de esas personas a las que vale la pena conocer, de esas que dejan huella, y por eso le doy las gracias. Gracias por formar parte de mi vida y haberme permitido formar parte de la tuya”.

Yurena y Patricia en la nieve

Anécdotas

“La más graciosa fue en mi primer año en el Gran Canaria. En un viaje a Europa, no me acuerdo en que aeropuerto fue, pero cuando yo pasé el detector de metales, vi que a mi compañera Mireia le estaban tocando el pelo y la coleta, no fuera a ser que llevara algo oculto ahí dentro en la mata de pelo. En ese momento me pareció que Mireia se había convertido en Marge la de los Simpsons.

No me olvido tampoco del año pasado, la huelga de aviones. Jugábamos en Vigo y teníamos que volver a Madrid para coger el avión para Gran Canaria. Lo que tuvimos que hacer fue viajar en coches desde Vigo a  Madrid toda la noche, con las nevadas que había… ¡qué recuerdos!, y luego al llegar a Madrid, yo me fui a mi casa y el resto del equipo se pasó todo el día en el aeropuerto pidiendo que les metieran en un avión para volver a casa, pero la cosa no quedó ahí. El “Hostal Argüello” se hizo cargo del equipo y durmieron en mi casa hasta el día siguiente que pudieron salir en el avión de primera hora. Madre mía… mi casa, nunca la había visto con tanta gente” (risas).

Patri enseñando a los más peques

Sentada en un banco, con una pelota de fútbol en los pies y la pregunta de un cura, así fue el inicio en el mundo de la canasta de una Campeona de Europa que ha cumplido muchos sueños, tanto dentro como fuera de la pista, pero que en el horizonte tiene uno, jugar unas Olimpiadas.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response