Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Femenina, LF2, FIBA…

Dos jugadoras que rompen moldes

Cristina Hurtado y Andrea Cobo son dos de las jugadoras del equipo revelación de Liga Femenina 2 en este arranque de competición, el Snatt’s Femení Sant Adrià. El equipo catalán cuenta por victorias sus partidos disputados la campaña de regreso a la categoría de plata del baloncesto femenino estatal. Estas dos jugadoras esconden una historia peculiar en su equipo y probablemente en la categoría y nos la han contado.

Cristina Hurtado y Andrea Cobo, rompiendo moldes | Foto: Femení Sant Adrià

Cristina Hurtado y Andrea Cobo, rompiendo moldes | Foto: Femení Sant Adrià

Seguramente que la mayoría de jugadoras de Liga Femenina 1 y 2 juegan a baloncesto desde que son pequeñitas. Seguramente que todas, o la gran mayoría, a medida que han ido avanzando categorías han jugado en el máximo nivel posible dentro de su Comunidad Autónoma, lo que normalmente se conoce como categoría Preferente. Si bien esto suele ser lo normal, Cristina Hurtado y Andrea Cobo “rompen” con estos moldes, con esta evolución que es normal en muchos otros casos.

¿Cuándo empezasteis a jugar a baloncesto?

Cristina Hurtado: Yo empecé a jugar a los 5 años en el club de mi pueblo, el CB Blanes. Jugué allí hasta junior de segundo año, ya que con el cambio de ir a la universidad vine a vivir a Barcelona y ya empecé a jugar en el Sant Adrià mi primer año de senior.

Andrea Cobo: Yo empecé en premini de primer año, con 7 años, en mi pueblo, Montmeló, y allí estuve hasta preinfantil. En categoría infantil cambié de club y fiché por Granollers donde jugué hasta senior de primer año (pasando un año por Lliçà d’Amunt). Estuve un año con doble dinámica en Granollers la temporada que conseguimos subir de categoría y la temporada siguiente empecé a jugar en el Caldes, donde jugué dos años.

¿Cómo llegáis al Femení Sant Adrià?

CH: Yo vine a vivir a Barcelona por cuestión de estudios e iba un poco a ciegas buscando un equipo porque no conocía la categoría y a través de mi entrenador en Blanes me puse en contacto con Jordi (Vizcaíno, entrenador del LF2) y tras probar con varios equipos me quedé aquí en Sant Adrià.

AC: ¡Lo mío fue de casualidad! Nos encontramos porque teníamos una amiga en común, preguntó por mí, sabía que jugaba en Primera Catalana y me dijo que un día fuera a entrenar. Me dijeron por fichar por Sant Adrià hace tres años pero yo no me veía preparada para jugar en Copa Catalunya y me quedé un año más en mi equipo hasta que al año siguiente me volvieron a insistir y no pude decir que no.

Entonces ninguna de las dos ha jugado nunca en Preferente aquí en Cataluña. Directamente a Copa Catalunya y ahora en LF2.

CH: En Blanes siempre jugué en el nivel A de la provincia de Girona, en junior jugamos en Inteterritorial (categoría por debajo de Preferente) y ya pasé directamente a Copa Catalunya con el Femení Sant Adrià, la máxima categoría senior de aquí.

AC: Yo también jugué siempre en nivel de provincial excepto un año que jugamos en contra cuando las dos estábamos en Interterritorial.

¿Habíais pensado alguna vez en jugar en LF2?

CH: ¡Lógicamente que no! No porque además cuando juegas en un club pequeño que no tiene salida no te lo planteas, simplemente juegas porque te gusta, con tus amigas y para pasártelo bien. Poco a poco quieres seguir compitiendo y mejorando pero nunca te lo llegas a pensar.

AC: Siempre vas jugando y mejorando cada año pero como tampoco te queda cerca una categoría así pues lo ves como un sueño, algo que queda muy lejos.

¿Cómo valoráis los años que lleváis vistiendo de lila?

CH: Los valoro muy positivamente, aquí me han hecho crecer como jugadora pero también como persona, siempre me han tratado muy bien y han confiado en  mí. Yo llegué aquí sin conocer a nadie, que debían pensar que quien era yo y ahora estoy jugando en Liga Femenina 2. Personalmente les estoy muy agradecida por todo lo que han hecho por mí.

AC: Yo llevo poco más de un año aquí, sólo estuve la temporada pasada, pero desde el primer día que llegas aquí te tratan súper bien. Vengas de dónde vengas el club es como una familia como dicen y te dan mucha confianza. Desde la primera jugadora de la escuela de baloncesto, las más pequeñitas hasta la última del senior son importantes aquí y te lo hacen ver.

Cristina Hurtado, de Blanes a MVP de Copa Catalunya 2013 | Foto: Irene Pantrigo

Cristina Hurtado, de Blanes a MVP de Copa Catalunya 2013

Llegando directamente a senior cuando la mayoría de jugadoras llevan muchos años en el club, ¿la adaptación fue difícil?

CH: Para mí sí fue un poco complicada. El club acababa de renunciar a la plaza de LF2 y estaba cambiando un poco, el equipo se tenía que reinventar y personalmente vine a vivir a una ciudad diferente, cambiar el club y las jugadoras de siempre, pero Jordi confió en mí desde el primer momento y esto es lo que me ayudó mucho.

AC: Para mí fue muy difícil, recuerdo la pretemporada pasada muy dura, viniendo aquí pensando que iba a morir (se ríen). Todas las jugadoras ya están acostumbradas a competir a niveles muy altos desde premini y yo esta competitividad no la tenía tanto como ellas.

¿Sois un caso atípico en LF2 por no haber jugado antes al máximo nivel en categorías inferiores?

CH: Al menos en nuestro equipo sí porque somos las únicas, no sé en el resto de equipos. Siempre se trata de tener un poco de suerte, estar en el momento oportuno, que alguien confíe en ti y si te dan la oportunidad saberla aprovechar. Esto es lo que hemos hecho y estamos muy contentas.

AC: No conocemos todos los equipos pero sí que LF2 es una categoría con jugadoras jóvenes que ya desde pequeñas llevan jugando a un alto nivel u otras jugadoras con más experiencia en la categoría o incluso en Liga Femenina 1. Yo creo que sí que somos un caso atípico.

Vosotras demostráis que no siempre hace falta jugar un campeonato de Cataluña o España para llegar a la categoría de plata. Con trabajo se puede conseguir todo…

CH: Yo cuando era cadete estuve a punto de jugar con la selección catalana y ya es como un paso entre medio de los dos “extremos”, pero hay muchas jugadoras de las que yo conocí entonces que ahora no están en este tipo de categorías como la nuestra. Eso te hace ver que quizá no es tan importante el principio sino donde quieres llegar a base de esfuerzo y trabajo.

AC: Yo nunca he estado a las puertas de la selección ni nada pero con esto ves que en esos momentos no es determinante.

El debut en LF2 de Sant Adrià es inmejorable, ¿tiene algún secreto este equipo?

CH: Creo que el secreto es que no hay ninguna jugadora que esté por encima del equipo, sino que somos 12 jugadoras, contando a las juniors, que todas pueden aportar cosas positivas, todas pueden sumar y esto es lo que hace que a los rivales les cueste pararnos. No hay sólo una jugadora a la que tengas que parar porque hace 25 puntos por partido, todas pueden aportar cosas.

AC: Es justo eso. Si algún día interiormente no estamos bien sabemos que tenemos a las exteriores que pueden responder y somos un equipo bastante regular. Creo que otro secreto es que no tenemos ningún objetivo fijo, simplemente vamos haciendo, trabajando cada día y afrontando lo que se nos presenta.

Andrea Cobo está disputando su segunda temporada lila | Foto: Irene Pantrigo

Andrea Cobo está disputando su segunda temporada lila | Foto: Irene Pantrigo

¿Con este 6-0 inicial, seguís con el objetivo de ir partido a partido o empezáis a pensar en algo más allá?

CH: Yo creo que el haber ganado los 6 primeros partidos no tiene que cambiar nuestra manera de trabajar porque si no nos estaríamos equivocando. El trabajar cada día es lo que nos ha llevado aquí, es lo que nos va bien y es lo que tenemos que seguir haciendo.

AC: ¡Cris ya lo ha dicho todo!

De momento, ¿qué es lo mejor y lo peor de LF2?

CH: Lo peor seguramente son algunos desplazamientos, como el que nos tocó hacer a Almería, que tuvimos que pasar todo el fin de semana metidas en un autobús. Esto es un esfuerzo extra para la gente que estudia, por ejemplo, o que trabaja. Y lo mejor, realmente también son los viajes en realidad porque es lo diferente respecto al año pasado. Los entrenamientos los hacemos igual, hacemos las mismas rutinas y lo que cambia es que en vez de ir a jugar a Cerdanyola te toca ir a Madrid o Tenerife y a nosotras nos hace ilusión.

AC: Sí que lo peor son algunos desplazamientos pero de esto también se aprende. Lo mejor yo creo que es todo, la experiencia en sí, porque jugar contra jugadoras extranjeras, contra jugadoras que han jugado en LF1, en general todo es positivo.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response