Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Dia, LF2, FIBA…

El Blog de Sofi Aispurúa: “La hija de Silvi”

Sofi Aispurúa

Sofi Aispurúa Zonadostres

Mi nombre es Sofía Aispurúa, tengo 23 años y soy Argentina.

Juego al basket desde los 9 años, mi Papá Daniel Aispurúa fue un jugador profesional de basket en mi país y participó de varios torneos con la celeste y blanca. Es por él que siempre creen que yo elegí este deporte, pero no. Pero la GRAN responsable de que después de 14 años haya vivido todo lo que viví, fue, es y será mi Mamá.

Silvia Noemí Rodríguez, quien también jugó al basket en su juventud, quien juega hoy en día al basket con sus amigas, Mamá de dos hijas, Mamá de mis amigas, consejera, copada, pero sobre todo COMPAÑERA.

No fue fácil para ella permitirme jugar al basket, con el miedo de que sufra comparaciones con mi Papá, viajando muchas horas para poder entrenar, bancando lesiones (sobre todo las últimas dos), porque como toda madre sufre cuando sus hijos lo hacen. Nunca le pregunté cuál era su sueño, pero no tengo dudas de que los dejó de lado para ayudarme a perseguir los míos y los de mi hermana. Tiene asistencia perfecta en cada tribuna de cada partido, horas sentada en cada entrenamiento, kilómetros recorridos en colectivo/tren.

Blog Sofi Aispurúa

Hace unos años, como toda adolescente pasé por diferentes etapas, una fue el querer dejar de jugar al basket, porque no me encontraba, no lo disfrutaba, no me convencía de que lo quería como estilo de vida. Y como siempre, ahí estaba ella. Dándome sus consejos y no dejando que me rinda; yo amaba (amo) el basket, solo que en ese momento no me daba cuenta de lo que podía llegar a lograr. Menos mal que siempre me insistió con su frase “no lo dejes, te vas arrepentir, a vos te gusta el basket”.

Podría ocupar muchas páginas hablando de ella, pero sí quiero destacar su rapidez en correr el día que me lesioné en la Americup jajaja. En pocos segundos estaba ahí, en el piso conmigo. No la tenía tan ágil (broma). Pero hablando en serio, hasta en esos momentos, los más duros, ella está ahí sosteniéndome la mano.

Gracias MÁ, gracias Silvi, no sé qué hubiese sido de mí y del basket si vos no estabas conmigo. Solo deseo que la vida te devuelva todo lo que das, lo mereces.

Feliz día de las madres a todas! Benditos somos de tenerlas.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response