Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Dia, LF2, FIBA…

El verdadero precio de la ACB

Jesús Morales 7 marzo, 2012 Blog de Jesús Morales, Blogs No hay comentarios
El Iberostar Canarias, flamante campeón de Copa del Príncipe, se perfila como próximo equipo ACB | Frente Los Pollos Amarillos

Banner Jesús Morales

Hoy, el Lucentum Alicante es quinto clasificado, lucha por los Playoffs y estuvo presente en la Copa de Barcelona; el pasado verano casi se queda sin poder salir a competir. Hoy, el Cebé Granada es penúltimo en la tabla clasificatoria de la Adecco Leb Oro, y su futuro no es negro, sino inexistente; el pasado verano preparaba la vuelta a la élite del baloncesto español lo antes posible, con la responsabilidad de un recién descendido.

El Granada desaparecerá, se refundará, y con suerte dentro de algunos años volverá a estar dando guerra en las categorías más altas de la competición nacional. Se desentenderá de la deuda que acumula, creará una nueva entidad, y volverá a pagar el precio que sea necesario para tener a un equipo en ACB. Misma espiral. Mismo bucle sin sentido en el que cada vez caen más equipos con tal de saborear la élite.

A día de hoy, el Menorca Básquet es segundo clasificado en la Adecco Leb Oro. Recién descendido, pesa sobre el equipo menorquín una sanción de la FIBA que les prohíbe fichar a jugadores extranjeros cuyo transfer tenga que ser tramitado por la federación internacional. Además, las deudas se ciernan sobre el club isleño y la imagen de Bintaufa queda lejos de la que presentaba en la ahora Liga Endesa. Y con todas estas, se plantean el ascenso. Nadie aprende. Pero es que el sistema no te deja hacerlo.

El líder, el Iberostar Canarias, se prepara para dinamitar una competición tan exigente y elitista que ha establecido una serie de equipos ascensores que se erigen como los únicos que pueden aspirar a la gloria. CAI Zaragoza, Menorca, CB Murcia,… son solo algunos de los equipos que han sufrido esta situación en sus carnes. Es solo ahora, tras muchos años de esfuerzo y sacrificio, que clubes como Fuenlabrada o Bruesa Guipuzkoa comienzan a asentarse en la categoría.

El Iberostar Canarias, flamante campeón de Copa del Príncipe, se perfila como próximo equipo ACB | Frente Los Pollos Amarillos

La ACB es elitista. No hace falta más que ver el canon que todo equipo debe pagar para entrar en la competición. El Iberostar Canarias, histórico Club Baloncesto Canarias que estuvo presente en la fundación, hace 30 años, de la competición, tendrá que verse obligado a abonar más de un millón de euros para jugar en la liga. Una cantidad desorbitada en el baloncesto actual, sometido como siempre a un patrocinio empresarial subyugado a la coyuntura, ya larga, de la crisis económica que sufrimos todos. Salvo algunos, que es lo malo.

La imagen del Cebé Granada el pasado viernes día 2 en el Pabellón Santiago Martín de La Laguna, Tenerife, fue desgarradora. Servidor nunca ha mostrado demasiada empatía por un equipo malo y limitado que no se preocupa en el baloncesto. Pero el cuadro nazarí, que solo contó con siete jugadores, dos de ellos de categorías inferiores, se esforzó al máximo y forzó al líder todo lo que pudo. A sabiendas de que el equipo desaparecerá. De que en verano se quedarán sin trabajo. Y alguno, como Jesús Fernández, se quedará también sin corazón y amor. Porque en cada uno de sus triples parecía lanzar también un grito de auxilio desesperado. Y cuando la bola acariciaba la red, asentía con la cabeza y en su interior pensaba que todo lo vivido merecía la pena.

¿Pero merece la pena, de verdad? El Blancos de Rueda Valladolid está a punto de verse en la Adecco Leb Oro. El infierno, porque la moto que vende la FEB empieza y acaba en verano. Y es el cielo, por supuesto, pero finito y delimitado. Inaccesible y rojigualda. Ni un otro color.

No vengo a descubrir nada nuevo; en esto hay poco que descubrir. Y eso que creo que hay muchos esqueletos en muchos armarios de muchas personas involucradas en las conversaciones, diarias o no, entre ACB y FEB, pero como no puedo aportar pruebas, me callo. Además, nunca fui muy bueno leyendo a la gente.

Jesús Morales

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response