Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Femenina, LF2, FIBA…

Isabel Vara De Rey: «No me ha costado adaptarme al nivel de juego americano»

La escolta zaragozana Isabel Vara de Rey se ha convertido en una de las representantes españolas que compiten en la NCAA durante la presente temporada. Tras haberse formado en el Segle XXI decidió continuar su carrera profesional en Tenerife, jugando en el último ejercicio en las filas del Ciudad de los Adelantados de Liga Femenina 2. Sus buenas cualidades sobre el parqué hicieron que se le presentase la oportunidad de volver a hacer las maletas para marcharse a emprender una nueva etapa con las Idaho State, donde admite sentirse cómoda. A pesar de ser freshman se ha ganado la confianza de su entrenador, Steon Sobolewski, y hasta ahora ha podido participar en un total de 27 encuentros para hacerse con un buen promedio de 6.4 puntos, 1.8 rebotes y 1.3 asistencias. En Zona 2-3 hemos podido hablar con la jugadora para conocer cómo está viviendo la experiencia.

12314562_10153660869997110_3930245655803250087_o

Vara De Rey está viviendo su primer año en la NCAA | Foto: Idaho State

¿Cómo le surgió la oportunidad de iniciar su aventura en la NCAA?

Gracias al apoyo de mis padres y de Daniel Montoliu que hizo de puente entre España y Estados Unidos.

¿Qué recuerdos tiene de su llegada a la Universidad de Idaho y su primer entrenamiento con el equipo? ¿Le ha supuesto algún problema el inglés?

Recuerdo que todo me parecía muy de película. El primer entrenamiento fue muy intenso y disfruté mucho aprendiendo cosas nuevas. Respecto al inglés no me supuso ningún problema ya que mis padres se preocuparon de que lo aprendiera desde pequeña y tengo un buen nivel de inglés. Aunque al principio con la terminología baloncestística estaba un poco perdida, pero enseguida cogí el ritmo.

¿Qué opina de la filosofía de juego de su entrenador, Seton Sobolewski?

Opino que es un excelente entrenador y que sabe lo que hace. Inspira mucha confianza en sus jugadoras y te motiva para que sigas mejorando continuamente.

¿Cómo vivió su debut oficial en la competición?

He de confesar que estaba un poco nerviosa al principio. Mucha gente asistió al partido y era una responsabilidad no decepcionar a esas personas. Pero una vez dentro de la pista sólo pude disfrutar del momento y jugar al deporte que me apasiona.

En cada liga europea se juega de forma diferente y allí también será distinto a lo que estaba acostumbrada en la temporada pasada en la Liga Femenina 2. ¿Le ha costado adaptarte al estilo de juego de la NCAA?

No me ha costado mucho adaptarme al nivel de juego americano. Al ser más físicas hace que se permita más el contacto.

¿Qué ambiente predomina en el vestuario del Idaho State?

La verdad es que he tenido mucha suerte en este sentido, el equipo está muy unido y nos apoyamos mutuamente en todo momento.

¿Qué es lo que más resaltaría de su conjunto?

La forma de trabajar, con seriedad, exigencia y un gran respeto.

¿Qué valoración hace de la temporada a nivel colectivo realizada hasta el momento? ¿Y a nivel personal?

La temporada ya está llegando a su fin. En dos semanas es el Big Sky Tournament y nos tendremos que ver las caras con el resto de los equipos de la conferencia para ver si conseguimos el anillo de la NCAA. A nivel personal estoy bastante contenta. Siendo una freshman (jugadora de primer año) el entrenador ha depositado mucha confianza en mí dándome muchos minutos de juego. Pienso que estoy respondiendo bien a sus expectativas aportando cosas positivas al equipo.

¿Qué significaría para usted alcanzar el anillo?

Para mí el anillo sería conseguir un mérito deportivo a nivel nacional que sinceramente me pondría los pelos de punta.

¿Cómo se definiría cómo jugadora?

Soy una jugadora muy polivalente tanto a nivel defensivo como ofensivo. Y tengo muy claro que para ser una gran jugadora tengo que dedicarle muchas horas.

¿Qué es lo que más ha aprendido en estos meses?

Lo que más he aprendido es a ser dura. Hay que tener una gran capacidad de sacrificio y trabajar muy intensamente si se quiere jugar a este nivel deportivo.

 ¿Cuál es su mejor recuerdo en la competición hasta la fecha?

Mi mejor recuerdo fue cuando estábamos jugando en Texas e íbamos perdiendo de dos contra South East Missouri. Tuve el acierto de meter el triple ganador en el último segundo sobre la bocina consiguiendo así la victoria para mi equipo por un punto. Fue una sensación impresionante y más aún porque ese fue el primer partido que ganamos.

La joven se siente agradecida por la confianza de su entrenador a pesar de ser freshman | Foto: Idaho State

La joven se siente agradecida por la confianza del equipo  a pesar de ser freshman | Foto: Idaho State

¿Puede contarnos un poco cómo es su día a día en Idaho?

Básicamente es ir a clases por las mañanas y entrenar por las tardes. Aquí en Idaho State hay una gran variedad de nacionalidades, con lo que es divertido ir conociendo a diferentes personas de cualquier parte del mundo.

Entre todas las diferencias culturales, gastronómicas o sociales que hay entre España y Estados Unidos, ¿cuál es la que más le ha sorprendido?

Obviamente ¡nada como la comida española, está claro! Probablemente, los horarios de las comidas es lo que más me ha extrañado. Desayunos a las 9am, comida a las 12pm y cena a las 5pm. ¿Qué haces después si tienes hambre, vuelves a cenar?

¿Qué hacen en Estados Unidos para que se pueda compaginar mejor los estudios con el baloncesto en comparación con España?

La principal razón por la que funciona es porque todo el mundo está mentalizado de que el deporte es importante. Desde que son pequeños, los americanos le dan al deporte una importancia vital. Cuando están en el instituto están acostumbrados a practicar uno o más deportes a alto nivel. Por este motivo, los profesores son totalmente comprensivos con cualquier ausencia por deporte e incluso te animan y van a tus partidos o te envían mensajes de ánimo. En Estados Unidos han sabido compaginar los estudios con el deporte. En cambio en España si te dedicas al deporte de alto nivel es muy difícil sacar adelante los estudios.

Imagino que lo primero que le vendrá a la mente es su familia pero, ¿qué es lo que más extraña? ¿Echa de menos Tenerife?

Por supuesto que echo mucho de menos a mi familia. Cuando estás lejos te das cuenta de todo lo que aprendes en casa y les estoy muy agradecida por todo el apoyo que me dan a pesar de la distancia. También extraño la comida. Por otro lado, el clima. Me hacía mucha ilusión vivir en un sitio donde viese nevar mucho y pudiese hacer muñecos de nieve. Pero cuando estás a 17 grados bajo cero ya no es tan divertido. ¡Qué frío!

Tras esta experiencia que puede llegar a durar 4 años, ¿qué tiene en mente tras acabar en USA?

De momento pienso en el presente. Nadie sabe qué es lo que va a pasar en el futuro ni cómo van a terminar transcurriendo las cosas. Los estudios los estoy orientando hacia la fisioterapia que me parece una opción muy atractiva.

Cada vez la NCAA centra su atención en las jugadoras de nuestro país. ¿Qué consejo le daría a aquellas que tienen la oportunidad de cruzar el charco y se muestran indecisas?

Mi consejo es que se lancen. Que no tienen que tener miedo, que en USA van a vivir una experiencia inolvidable que les va a ayudar, definitivamente, a crecer como personas. A mí me ha resultado fácil porque soy una persona sociable que he vivido en varias ciudades en España y realmente no tengo problemas con el inglés.

Para finalizar, ¿qué significa el baloncesto para usted y cuál sería su sueño como jugadora?

El baloncesto ha formado parte de mi vida desde que era pequeñita. Es una parte esencial en mi día a día y quiero llegar lo más lejos que me sea posible.

Conociendo mejor a Isabel Vara De Rey

Mayor afición fuera del deporte: Tocar la guitarra.
Una canción: Cold Cooffe – Ed Sheeran.
Una película: Los Chicos del coro.
Un libro: 1984, de George Orwell.
Un sitio para perderse: Bora Bora.
Algún referente en el terreno deportivo: Diana Taurasi.
Alguna manía antes de los partidos: Ninguna.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response