Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Femenina, LF2, FIBA…

Gisela Vega: “Tengo buena expectativa, soy siempre positiva, el equipo tiene mucho que dar”

Cuando se emprende una aventura como deportista, uno desea llegar lejos, vivir aventuras, conocer gente, costumbres, lugares, recorrer mundo, formarse… con mucho sacrificio y dedicación, desde temprana edad nuestra protagonista logró jugar en varios lugares del mundo, como España, Francia, Ecuador y hasta llegó a tocar África. Jugar en todos lados está bueno, pero ¿quién no soñó alguna vez en representar a su país? Es el sueño de muchos, subirse al podio y escuchar el himno de fondo. Algo que los más grandes solo consiguen. Superarse día a día, seguir mejorando, seguir aprendiendo temporada tras temporada. Y los más importante, disfrutar…

Hablamos de Gisela Vega, ella nació en Gualeguaychú (Entre Ríos) un 14 de marzo de 1982, mide 1’85 y juega en la posición de pívot. Actualmente es jugadora de IDK Gipuzkoa y de la Selección Argentina. En 2001 la entrerriana con apenas 19 años, dejó los estudios y emigró a España para dedicarse a lo que realmente le gustaba, el básquet. Su primer equipo fue el Ourense. Tras pasar por varios equipos de la liga española, hoy en día la podemos ver defendiendo la camiseta del equipo donostiarra, IDK Gipuzkoa.

Vega comenzó a dar sus pasos con la “celeste y blanca” en el Sudamericano Bolivia del ’96 y su debut con la Selección Mayor fue en el Sudamericano de Vitoria del ’99. Muchos torneos, muchos partidos, muchos equipos, muchos recuerdos, muchas alegrías y tristezas, muchas experiencias, muchas compañeras, muchas ciudades… Hoy en día Gisela Vega recuerda como partía de su querida Gualeguaychú con tan solo 19 años, para vivir lo que ella menos pensaba…

Gise se muestra ambiciosa ante la nueva temporada | Foto: Zonadostres

Gisela Vega se muestra ambiciosa ante la nueva temporada | Foto: Zonadostres

¿De dónde salió tu interés al básquet? ¿Dónde comenzaste a jugar?

Mis tíos y mi papá jugaban. Mi mamá me llevó a un club, ella no quería que estuviera en la calle, quería que haga una vida sana y distinta a los demás chicos. Empecé en Racing de Gualeguaychú, ahí di mis primeros pasos. Al año y medio me llamaron de la Selección en infantiles, poco a poco me fueron puliendo y formando como jugadora. También me llamaron clubes de Buenos Aires, pero como era pequeña me quería quedar en mi ciudad, y directamente de Racing me fui a España.

Jugaste en Francia, Ecuador y hasta en África, pero donde te formaste como jugadora fue en la liga española. Desde que sos profesional, ¿siempre quisiste venir a España?

En España hice mis mejores pasos, crecí como deportista e hice de mi vida una profesión super interesante y de la cual estoy agradecía a la vida de tener 34 años y poder seguir haciendo lo que me gusta. Venir a Europa fue una posibilidad que me salió, yo estaba estudiando y tenía que elegir, mi carrera, mis raíces, todo o irme a ver cómo me iba, tenía 19 años, es toda una incertidumbre, pero agarré mis cosas y me vine.

Año 2007, 42 puntos, 21 rebotes, 62 de valoración, récord histórico. ¿Qué recuerdo tenés de ese gran partido?

La gente me miraba raro, yo había terminado el partido muerta (risas). Me trajeron la hoja de las estadísticas, y me decían “Pero mira, mira lo que has hecho”, yo había hecho un partido más. Miro más por el equipo que lo individual.

Tenés una carrera envidiable como profesional. ¿Te imaginabas esto en tus comienzos?

No, nunca pensé. Por eso con la edad que tengo, estoy agradecida, me levanto y me gusta ir a entrenar, me gusta la vida que tengo, le doy a Dios las gracias por estar sana y poder seguir haciendo lo que me gusta. Soy una privilegiada.

En IDK Gipuzkoa te volvés a encontrar con antiguas compañeras como Gaby Ocete y Paola Ferrari. ¿Cómo ves este reencuentro?

Fue hermoso, el equipo recién subía a Liga Femenina 1, muchas ilusiones, expectativas. Jugamos una Copa de la Reina, el pueblo se ilusionó con nosotras, le dimos muchas alegrías y ver reflejado eso, que tu trabajo realmente se nota, hacer disfrutar a la gente es un premio para nosotras. Además compartí todo, buena vida, se portaron muy bien conmigo, gracias al presidente de Soller me nacionalicé, fueron muchas cosas que marcaron esa etapa en mi vida.

¿Qué esperas esta temporada?

Tengo buena expectativa, soy siempre positiva, el equipo tiene mucho que dar, tenemos nacionales muy buenas que han jugado juntas mucho tiempo y ahora nos tenemos que adaptar a lo que ya hay. Y poder darle ese salto de calidad que necesita el club. Dar alegrías a la ciudad que tanto apostó por el básquet femenino, queremos de alguna manera agradecerles ese apoyo dándoles victorias, que disfruten con el espectáculo. Y así poder consolidarse en la Liga Femenina, que hace cuatro años que están.

Momento de la entrevista | Foto: Zonadostres

Momento de la entrevista | Foto: Zonadostres

Con la Selección Nacional también tenés tu trayectoria. Tu debut con la absoluta fue en el Sudamericano del ’99. ¿Llegar a representar al país estaba en tu mente?

No me espera para nada jugar con la Selección. Me acuerdo cuando el entrenador llamó a mi mamá le decía “usted está seguro señor, que mi hija…” (Risas). Yo tenía 15 años y a partir de esa edad no paré. Como deportista es lo más grande que hay, lo más lindo, defender los colores de tu país.

De todos los campeonatos que jugaste con la celeste y blanca, ¿cuál fue el que más te gustó/emocionó?

El Mundial 2006 que se jugó en Brasil, le ganamos a España, para nosotras fue importante, ganar a un equipo europeo y más con el equipo que tenían, fue una victoria inolvidable. Pero los sudamericanos o cualquier torneo son emocionantes, te dejas todo en cada partido.

 Algunas jugadoras se van retirando o piensan en el retiro, ¿vos en qué situación estás? ¿Tenemos Gisela Vega para rato?

Yo a esta edad pensaba estar casada y con hijos, tener una vida normal. Pero la vida me fue enseñando otro camino, me siento afortunada de poder tener 34 años y seguir haciendo esto. Yo lo disfruto, cuando llegue el momento de no jugar más, diré “hasta acá llegué no lo disfruto, no lo siento, me cuesta ir a entrenar…” Ahí lo voy a dejar y tomar una decisión, pero mientras sienta todo lo que sentí hoy cuando me puse por primera vez la camiseta de San Sebastián, pienso “otra temporada más” siento mariposas en la panza. Esa sensación todavía la tengo y es momento de disfrutarlo.

Tantos años fuera de Argentina, ¿qué es lo que más extrañas?

Sí, claro que extraño. Sobre todo las personas. Acá en España no se vive como se vive allá. Acá se vive muy bien, pero extrañas las raíces, las costumbres, el país… Llevo la mitad de la vida acá y la otra allá, agradezco a España la oportunidad que me dieron, yo sigo teniendo trabajo y me tratan muy bien en cada club que voy.

Después que termine tu etapa como jugadora, ¿pensás seguir vinculada con el básquet?

Esta etapa de traspirar, de sacrificio, rutina, alimentación, horarios, la responsabilidad que implica ser deportistas de alto nivel… yo después quiero relajarme, formar mi familia, dar más prioridad a las cosas personales. Ahora pongo a un lado lo que yo quiero, porque esto no se vuelve a repetir.

Desde tu experiencia, ¿qué consejo le podés dar a una chica que recién empieza en el mundo del básquet?

Sobre todo la constancia, el sacrificio, hacerle caso a los entrenadores, tener buenos hábitos, realmente enfocarse en lo que uno quiere, porque a veces abarcan mucho pero poco aprietan. Estudiar y enfocarse en el deporte que es lo más importante. A pesar de que siempre habrá piedras en el camino porque habrá lesiones, frustraciones… Ser deportista no es salir un partido mal y tirar la toalla, es reivindicarse cada día y luchar realmente por lo que uno quiere, no es fácil pero de eso consta la vida, hay que luchar y nunca bajar los brazos.

Gisela Vega

Gisela Vega en un encuentro de la Euskal Kopa | Foto: Zonadostres

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response