Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Femenina, LF2, FIBA…

Hoy hablamos con: Vega Gimeno

Después de un entrenamiento matinal en el Cerro del Telégrafo charlamos con Vega Gimeno (Valencia, 08-01-1991). La joven alero cumple esta temporada nada menos que su cuarto año en Rivas Ecópolis y tras estar casi la totalidad de la pasada campaña en el dique seco por culpa de una lesión en el ligamento anterior cruzado de su rodilla ha vuelto a las pistas con más fuerza que nunca y acompañada de su permanente sonrisa.

Vega Gimeno en el pabellón Cerro del Telégrafo | Daniel Gómez

Vega Gimeno en el pabellón Cerro del Telégrafo | Foto: Daniel Gómez

Esta temporada se han producido muchos cambios en el vestuario de Rivas siendo tú una de las cuatro que continúa respecto a la plantilla anterior. ¿Cómo estás viendo la adaptación tanto de las nuevas jugadoras como del nuevo entrenador José Ignacio Hernández?

Creo que está siendo una adaptación muy buena, también es verdad que las que nos hemos quedado somos un núcleo que llevamos cuatro años ya juntas y eso ha hecho que podamos ayudar bastante a las que han venido. Además algunas de las nuevas que han venido, como por ejemplo Gil, Queralt y yo llevamos muchos años jugando juntas con ella, Nicholls también ha jugado con Gil en la selección entonces a algunas ya las conocíamos por diferentes motivos. También es verdad que las jugadoras que han venido han hecho muy fácil esta adaptación. Con José Ignacio creo que casi todas las nacionales, por no decir todas, hemos coincidido con él en alguna ocasión así que ha sido fácil.

A nivel personal, el año pasado sufriste una grave lesión en tu rodilla. ¿Cómo te estás sintiendo en estos primeros partidos tras tu regreso?

Pues la verdad es que bastante bien. He tenido un verano muy largo porque no he parado, he estado recuperando la rodilla y entrenando mucho así que creo que he ido recuperando el ritmo poco a poco. Sé que aún me queda porque obviamente no me siento al 100% pero la verdad es que estoy con buenas sensaciones, me van saliendo las cosas, José Ignacio me está dando confianza y cada vez me voy sintiendo mejor y lo importante es que la rodilla ni me molesta, ni se me hincha y no me da ningún tipo de molestia así que bien.

El final de la temporada pasada fue muy cruel para Rivas con una derrota en Salamanca en la que los 40 minutos de juego estuvisteis por delante en el marcador y solo dos tiros libres al final os impidieron forzar el tercer partido, tú que lo viviste desde el banquillo, cuéntanos que es lo que siente una jugadora en una situación así.

Fatal, es horrible y más una jugadora como yo que soy puro nervio y no me puedo estar sentada ni quieta. Realmente lo pasé fatal pero bueno son cosas que pasan, el baloncesto es así y es lo bonito del baloncesto, obviamente si sale cruz no sienta bien y ya te digo que lo pasé bastante mal sobre todo por el hecho de no poder estar ayudando por la lesión, yo intenté ayudar y animar desde el banquillo lo que pude pero claro, me queda la impotencia de ver que no pude hacer nada más. El equipo hizo un buen partido solo que al final pasó eso pero hay que estar contentos con la temporada que se hizo.

¿Has vuelto a ver ese partido repetido?

Sí, lo he visto repetido, he puesto pausa para ver si estaba dentro de tiempo o no, para ver si era falta o no, en fin lo he visto repetido varias veces pero bueno al final ya lo único para lo que me servía era para torturarme y seguir con el tema y al final ves que ya no sirve de nada volverlo a ver.

En la Supercopa Rivas volvió a caer en Salamanca, pero el próximo partido en el Cerro es de nuevo contra las charras. ¿Todos estos hechos hacen que tengáis aún más ganas de ganar?

Yo es que desde hace ya cuatro temporadas cada año hay algún  motivo más por el que les tengo más ganas (risas) porque ya es un cúmulo de motivos y de ganas de ganarles que yo creo que ¿por qué no? De aquí a dos semanas que jugamos contra ellas por qué no vamos a poder ganarles. Creo que todos estamos con mucho hambre de victoria, tanto las que llevamos aquí cuatro años como las nuevas que han venido.

La Liga Femenina ha comenzado tan solo hace dos semanas y es difícil sacar conclusiones pero ¿te esta sorprendiendo algún equipo tanto en lo positivo como en lo negativo?

Sí, la verdad que en lo poco que llevamos ya ha habido sorpresas. Me han sorprendido las dos derrotas de Girona, sobre todo la del sábado pasado que lo pudimos ver por la televisión y me sorprendió no solo la derrota sino lo abultada que fue. Luego en lo positivo Conquero que ha ganado los dos partidos y que creo que ha hecho una buena plantilla y seguro que hará un buen año y Gran Canaria que también ha ganado los dos partidos además de que cada jornada saca una MVP diferente, es alucinante (risas).

Cuando piensas en esta temporada, ¿cuál es la meta que pones al equipo tanto en Euroliga como en la competición local?

En España llegar a la Copa de la Reina y ganarla, no quiero menos. En Liga llegar a Playoffs y competir por la final. En Euroliga pasar lo mejor posible la primera fase para tener un buen cruce luego y luego que sea lo que Dios quiera porque tenemos una plantilla corta y va a ser duro competir en todas las competiciones pero yo quiero soñar con poder llegar a la Final 8, ¿por qué no? pero bueno paso a paso porque la Euroliga va a ser bastante pesada este año.

A pesar de tu juventud, por donde pasas siempre eres una jugadora referente tanto para la afición como para la cantera y compañeras. ¿A qué crees que es debido?

No sé, yo le pongo mucho corazón, ganas y mucha alegría a todo lo que hago e intento transmitir esto. Es cierto que rara vez me veréis una mala cara o un mal gesto pero porque no me sale, quiero decir yo disfruto haciendo esto, y me hace sentir bien ver que que la gente disfruta con nosotras así que qué menos que corresponder con alegría a la gente que viene a vernos. Con las niñas  intento ser un poco el espejo donde se miren, es decir que vean que eres profesional pero te lo pasas bien, disfrutas y en fin que no todo es baloncesto y baloncesto. Muchas vienen a ver los partidos y son tan pequeñas que no entienden lo que es el baloncesto en sí pero si te ven a ti disfrutar, ven que te acercas, que te lo pasas bien pues se tienen que quedar también con eso de pequeñas. A mí me encanta la cantera, he estado otros años vinculada con algún equipo de cantera, ya sea como entrenadora o delegada, y disfruto porque me gusta ver a las niñas e inculcarles todo esto porque el día de mañana serán ellas las que estarán aquí.

Después de estos cuatro años en Rivas, ¿cómo has ido viendo la progresión del club desde que llegaste hasta la actualidad?

Creo que hemos ido creciendo, poquito a poco intentando cada año ser un equipo más serio, más consolidado. Desde que jugamos la Final 8 en Estambul de la Euroliga los equipos ya saben quienes somos, que antes no tenían ni idea ni de quién era Rivas ni de donde estaba. Así que poco a poco nos estamos haciendo más importantes a nivel europeo. A nivel español desde hace unos años estamos ahí arriba y no solo hablo del primer equipo también hablo a nivel de la cantera, las juniors, las cadetes están yendo a la Final 4 de Madrid, ganándola y con medallas en los campeonatos de España. Creo que también es muy importante este crecimiento a nivel de cantera.

¿Y la tuya?

Estoy contenta con mi progresión, es verdad que he ido de jugar nada a jugar un poco más y ahora ya voy teniendo bastantes minutos y he podido ir progresando en mi juego que es de lo que se trata. Es obvio que me hubiera gustado poder jugar el año pasado porque empecé muy bien y creo que hubiera podido ser un muy buen año sin la lesión pero bueno intento no pensar en eso y espero que este sea el año que no pude tener el anterior.

Muchas de las jóvenes promesas del baloncesto español están tomando la decisión de marcharse a USA, tú que pasaste por allí, ¿qué les aconsejarías?

Aconsejo que no duden y se vayan porque tal y como están las cosas es lo mejor. Sobre todo porque lo complicado del baloncesto profesional aquí es que no puedes estudiar, es imposible. Yo estoy estudiando pero lo hago por la Universidad a distancia sino me es inviable porque no puedo asistir a clases presenciales. Entonces si quieres competir en un equipo de primer nivel o dejas de estudiar o estudias a distancia porque no hay más opciones. De hecho algunas de ellas se han ido a la Universidad donde yo estuve, y yo les he aconsejado que se vayan porque es una experiencia que si te la ofrecen la tienes que vivir. Luego cada uno elige el volverte o no, yo elegí volverme pero lo ideal es ir allí probar la experiencia y si te gusta te quedas porque ves su nivel de estudio, otro tipo de baloncesto y el idioma, que es muy importante el idioma. Así que mi consejo es que lo prueben que a tiempo de volver siempre estás.

Ya que también formaste parte de una de las grandes fábricas de jugadoras como es el Segle XXI, cuéntanos cuáles son tus mejores recuerdos de la Residencia Blume.

Mis mejores recuerdos son dos, uno es Ramón Jordana, el entrenador que tuve allí, que para mí es un genio del baloncesto, su manera de ver y entender el baloncesto yo no lo he visto en ningún otro entrenador. La manera en la que él veía el baloncesto y en las que él nos lo transmitía a las jugadoras es brutal, nunca he tenido un entrenador mejor que él. Además fue como mi segundo padre, es cierto que fui un poco su «niña mimada» porque me acogió muy bien y ya te digo que para mí fue como mi segundo padre. Y luego las amistades que me he llevado como Amaya Gastaminza, Laura Gil, Queralt Casas que son todas amigas desde hace ya 10 años.

Ir al Segle supuso dejar tu Valencia natal muy jovencita. ¿Fue muy duro a nivel personal?

Sí, pero fue menos duro de lo que puede parecer en realidad. En Valencia jugaba en mi colegio hasta que me fui al Segle porque en Valencia tenía cada año al Ros Casares detrás para que me fuera con ellos pero yo nunca me fui porque no me gustaba como trabajaban con la cantera y decidí no irme, además yo estaba bien en mi colegio y teníamos un buen equipo con el que competíamos y no quería nada más. Lo que pasa es que llegó un momento en que sabía que disfrutaba jugando pero quería saber si disfrutaba compitiendo de forma más seria para dar un paso más y llegó un momento que me moría por competir y como en el Ros no quería no tenía otra opción en Valencia, así que cuando me llamó el Segle XXI me fui de cabeza, la verdad es que ni me lo pensé. Creo que en realidad fue más duro para mis padres que para mí, el hecho de que yo me fuera tan pequeñita de casa, pero me apoyaron en todo momento porque vieron lo feliz que me hacía a mí todo eso.

¿Repetirías todos estos caminos que has tomado a lo largo de tu carrera?

Sí, totalmente. Tanto irme al Segle descartando al Ros, como irme a Estados Unidos porque aprendí muchísimo y como venirme aquí a Rivas. Repetiría hasta el año de la lesión porque aunque es de lo peor que te puede pasar como jugadora, estar una temporada sin jugar,  a mí me ha endurecido muchísimo esto así que pasaría otra vez por el año de la lesión.

¿Cómo empezaste a jugar al baloncesto?

Empecé en tercero de primaria con 1o u 11 años en mi cole, se apuntaron todas mis amigas y nos apuntamos a baloncesto. Siempre he hecho todo tipo de deportes, he estado federada en tenis, también hacía natación, esquí, padel… es que he practicado de todo así que mis padres iban locos  con mi hermano y conmigo porque los fines de semana íbamos a mil lados.

¿Cuál es tu mejor recuerdo en una cancha de baloncesto?

Creo que me quedaría con el Mundial que jugué en Tailandia con la U19 en el que quedamos plata pero nos supo a oro. Perdimos la final frente a Estados Unidos de 12, que en la fase de grupo les habíamos ganado y en la final perdimos pero a mí esa plata me supo a oro, además veníamos de haber ganado el oro con U18 en Suecia y se juntó luego con la plata y fue una pasada. Perdimos de 12 pero competimos hasta el final y estando en el podium piensas estamos arriba en un Mundial y me quedaría con ese momento.  También me quedaría con la Copa de la Reina de Valencia, mi Valencia, recuerdo cuando Cruz metió la canasta, yo miraba a Anna y la cara que tenía radiante de felicidad fue impresionante, creo que esa canasta la empujamos todas desde el banquillo, fue una pasada.

¿Y el peor?

Los peores recuerdos creo que los tengo aquí en Rivas (risas) pero el peor de todos la lesión del año pasado en Brno, Cuando me caí no tuve dolor pero sí que cuando ya me dijeron que lo tenía roto dije ufff. Además que el medico de Brno en la pista sin tocarme ni nada me dijo «creo que te has roto» y yo pensé «olé la sensibilidad que tiene señor» y sí ese fue el peor momento pero también la derrota del año pasado en Salamanca, en fin el año pasado fue un año cargadito de «buenos recuerdos» (risas).

¿Cuál es la jugadora que más te ha impresionado al enfrentarte a ella?

Augustus, pero además de calle, me pareció una maravilla, es buenísima. Con ella no sabes por donde va a salir, es una barbaridad tanto atléticamente como baloncestísticamente, es una jugadora que me encanta.

¿Con cuál de las jugadoras con las que has compartido vestuario has aprendido más y por qué?

Con Anna Cruz y Elisa Aguilar. Con mi canijas porque es mi canijas y hemos estado los cuatro años juntas y me parece una tía enorme tanto fuera de la pista como dentro, de hecho dentro pienso que Cruz es de las mejores, por no decir directamente la mejor jugadora que ha pasado por Rivas. Elisa porque es puro trabajo, esfuerzo y es una profesional en toda regla. Es una barbaridad lo que he aprendido de las dos.

A lo largo de tu carrera has compartido equipo con grandes jugadoras. Haz tu quinteto ideal de entre todas ellas.

Ufff es difícil pero pondría a Clara Bermejo, Anna Cruz, Frida Eldebrink, Bonner y Ashja Jones.

En los viajes que os toca hacer, ¿cómo hacéis para pasar el tiempo?

Leer, jugar al parchís, jugamos a una aplicación del móvil que es el idiotizador y nos reímos bastante. Lo que sea y la verdad es que estamos constantemente haciendo tonterías, cada vez que Laura, Queralt y yo nos juntamos de ahí no sale una buena (risas) intentamos pasar el rato lo mejor posible.

Después de compartir cuatro años en Rivas con Anna Cruz, además de en la pista, ¿la echas también de menos a la hora de las partidas de parchís durante los viajes?

Exactamente! muchísimo porque además yo era de la que perdía y jugaba sola contra el parchís, Cruz me dejaba el Ipad porque me cabreaba cuando perdía, y tengo que reconocer que ella siempre me ganaba, y después de cuatro años la echo mucho de menos. Pero bueno hacemos Skype todas las semanas y el otro día mientras hablaba con ella me enseñaba el parchís porque estaba jugando allí en su casa (risas) seguro que cuando vuelva jugaremos alguna partida.

Cuéntanos como es tu día a día en Rivas.

Me levanto para estudiar antes de entrenar, dependiendo de si entrenamos a las 11:00 o 12:00 me levanto a una hora u otra y estudio en casa, luego voy al Cerro aunque bueno, tengo que decir que no todos los días estudio, hay días que duermo bastante y vengo directamente a entrenar (risas), luego vuelvo a casa y me toca hacerme la comida que como no está mamá nos toca hacerla, luego siesta y otra vez  a hacer cosas de la universidad y de nuevo a entranar por la tarde así que como veis es bantante… monótono. A veces quedamos para tomar algo con las del equipo y salir para despejarnos y luego para casa otra vez que al día siguiente toca entrenar. Básicamente es estudiar, entrenar y descansar.

¿Tienes alguna afición en especial?

Soy muy de tenis y padel, en verano juego mucho porque me encanta, he jugado torneos de padel, he estado federada en tenis y de hecho lo echo de menos pero al fin y al cabo son solo aficiones. También me gusta mucho leer y la música que soy mucho del flamenquillo.

TEST PERSONAL

Una manía: Sentarme al lado de Rafa el prepa en el banquillo siempre, no me cambio de sitio.

Tu último capricho: Una chaqueta que me he comprado muy molona, carilla pero es un capricho.

Mejor virtud: Alegría.

Peor defecto: Soy muy cabezota.

Comida favorita: La paella valenciana de mi abuela.

Una película: Memorias de África.

Música favorita: Sabina, Antonio Flores, Maldita Nerea, Serrat.

Una serie: Homeland.

Un libro: Mi casa Veneciana.

Lo que más te hace reír: Mis padres y mi hermano.

Un sueño por cumplir: Jugar en la absoluta algún día.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response