Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Dia, LF2, FIBA…

Macarena Rosset: “Que se forme un buen grupo y que podamos cumplir los objetivos a lo largo de la temporada”

DSC_0416

Con un pasado en el vóley, llegando así a jugar con la Selección en un Sudamericano, dejó de impulsar la pelota con golpes limpios, a empezar a picarla en el parqué y a embocarla en el aro. Nacida en Junín (Argentina) un 23 de febrero de 1991, jugadora de la Selección Argentina y ahora jugadora del equipo español Cadí La Seu, la alero de 1`74 Macarena Rosset arrancó en el vóley siguiendo los pasos de su madre, pero tomó la decisión de aceptar una oferta en Buenos Aires para empezar a jugar al básquet. Desde que dejó su querida Junín hace 8 años, Maca sigue escribiendo su carrera en distintos lugares del mundo. En Argentina hizo su debut en Vélez, también jugó en Peñarol, pasó por Alemania y donde más se fue formando con los años, fue en Italia. Absoluta con la Selección desde el 2007, Rosset disputó campeonatos importantes con la celeste y blanca, pero aún le quedan sueños por cumplir… Charlamos con ella para conocerla un poco más…

DSC_0416

Empezaste jugando al voley, hasta llegaste a la Selección, pero cambiaste de opinión y te fuiste a picar la naranja, ¿por qué cambiaste de deporte? ¿Alguien te animó?

Cuando era chica practicaba ambos y luego me volqué al Voley, más que nada porque mi mamá jugaba y en ese momento me gustaba más. una vez llegada a la Selección Nacional (jugué un Sudamericano), me di cuenta que la altura me iba a jugar una mala pasada si quería llegar lejos en el Voley, y justo me llegó una propuesta de Buenos Aires para jugar al basquet. Me arriegué y dejé el Voley por el Basquet. Obviamente mis padres y hermano me apoyaron en todo momento. Así es cómo empecé en Sunderland, un club de Buenos Aires y al otro año ya en Vélez (siempre viajando desde mi ciudad hasta los 18 años, cuando me fui a estudiar definitivamente).

¿Dónde comenzaste a jugar?

Cuando era chica en el Club Junín, sólo las categorías de mini, y luego en Sunderland y después Vélez Sarsfield.

Vélez te dio la oportunidad de debutar como profesional. ¿Qué recuerdas de ese año?

Mucho mucho no recuerdo, sólo que estaba contenta desde el momento que empecé a entrenar con el equipo de primera división. Obviamente cuando me llamaron para estar dentro de las 12 para el partido, no podía más de la alegría y desde ese momento me entrenaba al máximo para que eso se repita todas las fechas.

Después tuviste el chance de irte a jugar a Italia. ¿Cómo afrontaste irte del país? ¿Qué te dijeron tus familiares y amigos?

Me tomó un poco de sorpresa porque fue todo muy casual, hablando con un amigo de mi papá que es representante salió la idea de irme y dos meses después me llamó para decirme que había un equipo, hecho que no dudé. Estaban todos muy contentos, por suerte tanto mi familia como amigos me apoyaron siempre al máximo.

Desde que arrancaste como profesional, ¿soñaste con irte fuera a jugar?

La verdad que no, mis objetivos al principio eran más que nada relacionados con la facultad y terminar la carrera. Una vez cumplidos, hablar con este hombre (Guillermo Tamburini) me abrió la cabeza, así que ahí empecé a darme cuenta que me hubiese gustado expandir mis horizontes relacionados con mi carrera deportiva.

Terminaste con buenos números en esta temporada con el Marghera de Italia y en esta última etapa en Vélez fuiste una pieza fundamental para el equipo. ¿Está siendo tu mejor año como profesional?

Creo que haber jugado ya cuatro temporadas afuera me ayudó a afianzar muchas facetas de mi juego y personalidad. Es claro, igualmente, que quiero seguir mejorando e ir poniendo objetivos cada vez más lejanos.

¿Cómo ves el crecimiento de la Liga Femenina en Argentina?

La verdad que terminé muy contenta con la liga, no sólo por el nivel basquetbolístico sino también por la difusión creada durante la duración, es un gran primer paso para el desarrollo de la misma, espero que se siga bajo este camino.

Empezaste en las inferiores de la Selección y lograste hacerte un lugar en la mayor desde que debutaste en el Sudamericano de Mendoza del 2013. ¿Uno de tus objetivos era llegar a representar al país?

Al empezar a jugar de grande (15 años) me fui poniendo objetivos cortos, es claro que una vez que logré llegar a la selección mi meta fue siempre mantenerme. La verdad que es un orgullo poder representar a tu país.

¿Cómo se queda una después de ganarle dos veces a Brasil en el mismo torneo?

Fue increíble, si bien nos hubiera gustado llegar a la final (perdimos con Cuba la semi en suplementario), creo que rompimos un par de tabúes que se habían instaurado luego de tantos años de no poder ganar en contra de ellos. Fue una de las mejores sensaciones que experimenté dentro de una cancha de básquet.

¿Algún campeonato que recuerdes con especial cariño?

El primero, Sudamericano sub 16 en Loja (Ecuador), salimos campeonas invictas, y se creó un grupo hermoso de trabajo y humano.

Argentina, Italia, Alemania y ahora España. ¿Qué esperas de cara a la próxima temporada? ¿Alguna compañera de Selección te habló sobre la liga española?

Espero que podamos lograr amalgamar el equipo lo más rápido posible, que se forme un buen grupo y que podamos cumplir con los objetivos que nos vayamos planteando a lo largo de la temporada. Sí, hablé con Vicky Llorente, que me dio referencias muy positivas del club, así que estoy esperando con ansias llegar al club.

¿Algo que te gustaría mejorar en tu juego?

Un poco de todo, creo que uno no termina nunca de aprender si tiene predisposición para hacerlo.

¿Sueño por cumplir?

Jugar un Juego Olímpico.

¿Ídolo?

Manu Ginóbili.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response