Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Femenina, LF2, FIBA…

Mamen Blanco: «Nunca pensé que iba a ser el ejemplo a seguir de nadie»

Mamen Blanco (Plasencia, 2000) comienza un nuevo curso en Liga Femenina 2 con el Hafesa Raca Granada, equipo que ha apostado por ella un año más. La joven base extremeña, internacional con España en categorías inferiores y referente en su tierra, nos habla sobre su trayectoria y sobre sus expectativas para el año que viene.

Foto: Hafesa Raca Granada

Esta temporada será la tercera que disputes en Liga Femenina 2. Tu primera experiencia fue en el Barça CBS, donde conseguisteis llegar a la fase de ascenso. ¿Cómo fue ese primer contacto con un basket más profesional?

Fue bastante diferente a lo que yo estaba acostumbrada y también algo duro, sobre todo al principio. Ya no jugaba contra niñas y la competición era mucho más exigente; había gente con muchísima experiencia y eso se notaba. Tenía que acostumbrarme ya no solo a un juego completamente distinto al que yo venía jugando, sino también a algunas compañeras a las que no conocía. En este último aspecto, tuve la suerte de empezar en un equipo donde me ayudaron bastante. Ese año, las jugadoras veteranas me enseñaron mucho y muy bien. Guardo buenos recuerdos de esa temporada, éramos muy buen equipo y no solo en la pista.

En otras ocasiones has hablado de que el cambio de Plasencia a Barcelona fue muy grande. Con tu fichaje el año pasado por el Hafesa Raca Granada volviste a trasladarte de ciudad. ¿Cómo has llevado estos dos cambios en tan poco tiempo teniendo en cuenta que habías estado viviendo 18 años en el mismo sitio anteriormente? ¿La experiencia del primer año te sirvió para adaptarte mejor a Granada?

Todos los cambios siempre cuestan al principio y si le sumas que han sido en tan poco tiempo cuesta más, pero al final todo es adaptarse. Considero que me ha sido mucho más difícil adaptarme a Granada. Cuando llegué a Barcelona ya había gente en el equipo a la que conocía de selecciones y con las que tenía muy buena relación, aparte de que vivía con ellas y estábamos siempre juntas. Al ser un equipo joven, nada más llegar cogí mucha confianza con otras jugadoras con las que estaba a todas horas también. Sin embargo, a Granada no venía con ese incentivo de conocer gente y es cierto que, al principio, lo pasé mal. Pero bueno, poco a poco fui ganando confianza con algunas de mis compañeras de equipo y al empezar la universidad hice muchas amistades y todo fue a mejor.

Has optado por seguir en la ciudad de La Alhambra, ¿cuáles han sido los motivos que te han llevado a continuar en el equipo?

Si bien he dicho antes, los cambios me cuestan mucho. Adaptarme a un sitio y marcharme al año no es fácil. Granada es una muy buena ciudad para vivir, el club me ha tratado siempre genial y ha puesto mucha confianza en mí. También tengo que añadir que estoy estudiando Fisioterapia y tener que mover papeles con lo que esto implica es horrible.

En la temporada pasada conseguisteis ocho victorias, de las cuales siete fueron en vuestra cancha. ¿Por qué crees que ha habido tanta diferencia entre los resultados cosechados en casa y los de fuera?

En casa nos crecíamos jugando, todo el apoyo de la gente que nos venía a ver nos tocaba muy de cerca y hacía que pareciésemos un equipo completamente diferente. Ver las gradas llenas nos daba mucha energía. Fuera de casa igual nos faltaba siempre un empujón, más determinación en los finales de partido.

Para el nuevo curso, el club ha apostado por renovar a varias jugadoras que estuvieron la anterior campaña. Os ha tocado un grupo con rivales fuertes… ¿Cuáles son los objetivos que tenéis para esta temporada que se avecina?

Los cambios en la plantilla han reforzado al equipo. Iremos viendo cómo va la temporada y cómo llegan los nuevos equipos que han ascendido, pero el club tiene unos objetivos más ambiciosos que el año pasado.

¿Tener algo más de experiencia en la competición te ha ayudado a mejorar tu juego y a que depositen más confianza en ti?

Está claro que la experiencia para todo es super importante y que cuanta más tengas, más habilidades vas ganando y tu juego va siendo mucho mejor. Para mí, ha sido un poco al revés. Este año me han dado mucha confianza, más incluso de la que yo tenía en mí misma y eso ha hecho que me sintiese mucho mejor jugando, me atrevía más a arriesgar y tenía menos miedo al fallo.

El formato de la competición ha cambiado y ha habido una gran diversidad de críticas sobre la nueva configuración de la Liga Femenina 2. ¿Cuál es tu opinión respecto a esta ampliación del número de equipos?

Por una parte, lo veo bien, ya que gracias a esto hay equipos que, a lo mejor, con el formato anterior no hubiesen podido llegar a jugar en esta liga o hubiesen tenido que hacer muchos más esfuerzos para ello. Por otra parte, pienso que la Liga Femenina 2 se había convertido en una liga con bastante nivel en todos los sentidos y quizás con esta ampliación de equipos el nivel baje.

Estas medidas han ayudado, en cierta parte, a que el CP Miralvalle, el club de tu ciudad y en el que te formaste como jugadora, haya podido ascender desde Primera Nacional. ¿Cómo te sientes al ver que el equipo de tu tierra haya podido alcanzar un objetivo así?

Es un club que lleva trabajando varios años para conseguir un proyecto así, estoy muy contenta de que lo hayan conseguido y que tengan la oportunidad de jugar a este nivel. Siempre me alegraré de todo lo bueno que les pase y les deseo toda la suerte del mundo para esta nueva aventura.

¿Hubo algún acercamiento del club placentino para que pudieses formar parte de su plantilla?

Cuando rondaba la posibilidad de que podían salir en Liga Femenina 2 me escribieron y me preguntaron, pero yo ya había renovado en Granada, por lo que nunca se llegó a hacer ninguna oferta ni nada firme. Aunque ya digo, sí que querían que volviese.

¿En otro momento te gustaría volver a jugar allí?

Claro que me gustaría, al final es el club que me ha formado como jugadora y me ha visto crecer. Volver a casa siempre va a ser una de las mejores opciones, pero todo a su debido tiempo.

Has conseguido un oro en un europeo U16, una plata en un europeo U18 y en el verano de 2019 conseguiste un bronce en el Mundial U19 de Thailandia. ¿Cuál de todas estas medallas es la que más valoras?

El oro del europeo U16 fue especial porque era el primero que conseguí, pero guardo muy buen recuerdo del último mundial. Ya no solo por el torneo, algo con lo que que siempre soñaba, sino porque también el cuerpo técnico consiguió crear un grupo muy unido y humano, algo se notaba mucho cuando jugábamos. Supieron sacar lo mejor de cada una. Creo que, aunque no hubiésemos conseguido medalla, habría tenido un recuerdo muy bueno de todas formas.

¿Va a resultar difícil acostumbrarse a la idea de que esta etapa de los torneos de baloncesto base para ti se ha acabado?

Siempre lo he dicho, para nada y por nada cambio mis anteriores veranos de concentraciones con la selección. Está claro que cerrar esta etapa cuesta y más cuando ha sido tan intensa, pero también me van a venir bien veranos de estar en casa, de ver a mi familia más de diez días seguidos, irme de vacaciones con mis amigas… Entre que terminaba la temporada con el equipo, los estudios y veranos con la selección no tenía mucho tiempo libre.

El baloncesto femenino extremeño sigue en auge año tras año. Después de todo lo que has alcanzado y lo que te queda por alcanzar, ¿te consideras como una referente en la región para todas aquellas chicas que quieren seguir progresando en este deporte?

Podría decir que sí, considero que mucha gente ha seguido y sigue mi trayectoria. Muchas niñas tanto del club, como de Plasencia e incluso de Extremadura, me conocen y es algo que hoy aún me sorprende. Nunca pensé que iba a poder ser el ejemplo a seguir de nadie.

Like this Article? Share it!

About The Author

Alberto Fagúndez

Porque aparte del fútbol, siempre hay algo más. El deporte siempre desde el análisis. @11yalgomas en Twitter

Leave A Response