Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Femenina, LF2, FIBA…

Montse Gilabert: «Durante el partido no hay tiempo para el cansancio, ni los golpes duelen»

Competir en un partido con siete jugadoras y ganarlo parece un claro ejemplo de la que es la declaración de intenciones del Cortegada esta temporada. En este año tan duro, el equipo pontevedrés se está reponiendo de sus lesiones gracias al trabajo de la cantera y de líderes que aportan experiencia y grandes actuaciones, como es el caso de Montse Gilabert. La base está siendo una de las claves del que se ha posicionado cuarto en su grupo de Liga Femenina 2. Hablamos con ella sobre la adaptación de este joven equipo a la que podría ser una muy buena temporada para el combinado.

Montse Gilabert busca el pase | Foto: diariodearousa.com

Montse Gilabert busca el pase | Foto: diariodearousa.com

Victoria contra el Badajoz en un partido que parecía roto, pero al que las extremeñas comenzaron a acercarse en el marcador al final del encuentro, ¿cómo vivisteis esos minutos? ¿Qué crees que debe de mejorar el equipo para evitar estas complicaciones?

El partido era complicado: tienen jugadoras con experiencia y teníamos que salir muy centradas, cumpliendo con el plan que nos proponemos antes de cada partido y que se trabaja durante la semana. Y así lo hicimos; tuvimos un arranque de partido bueno, que nos dio una renta que después conseguimos controlar (aunque ellas no se rindieron nunca y nos lo pusieran difícil). En este equipo no nos podemos relajar ni perder la concentración un sólo minuto porque de la misma manera que nos separamos un poco del marcador, nos hacen parciales que pueden costarnos un partido (como nos sucedió contra Araski). Debemos ser conscientes de aquello que nos da ventajas en cada partido y no dejar de hacerlo.

Este año el Cortegada se está estableciendo en la parte alta de la clasificación, ¿cuál es el objetivo del equipo?

Suena muy a tópico, pero es la realidad: ir día a día y partido a partido. Mejorar, conocerse y conseguir que cada jugadora sume un poco más todos los días por el bien del equipo. Es evidente que al final de la Liga hay una Fase de Ascenso, a la que van los cuatro primeros y que a cualquier equipo le encantaría llegar. Pero eso está demasiado lejos y hay mucho trabajo por hacer todavía para ni tan solo nombrarlo como objetivo. Así que pasito a pasito.

Año muy duro por las lesiones, llegando a disponer en algunos partidos de solo siete jugadoras, ¿cómo se afrontan esos momentos? ¿Sabe mejor esa victoria?

Está siendo un año complicado en ese aspecto. Primero porque es duro ver como dos compañeras tienen una lesión grave antes de empezar la temporada, afecta anímicamente. Pero eso también nos une en dos aspectos: para dar fuerza a esas jugadoras y, dentro de la pista, para aportar ese granito de arena de más cada una para intentar suplir su ausencia. Los partidos son duros porque hay jugadoras que arrastramos muchos minutos, pero de eso te das cuenta con el bocinazo final: durante el partido no hay tiempo para el cansancio, ni los golpes duelen, solo debemos pensar en ayudar al equipo de la forma que sea, aportando lo que le toca a cada una. Eso sí, cuando suena la bocina final… satisfacción enorme cuando ganas y mucha impotencia cuando pierdes por errores propios.

13,5 puntos y 11,8 de valoración por partido, pero, ¿qué aporta Montse Gilabert detrás de esos números?

También sonará a tópico, pero en lo que menos me interesa destacar es en números; soy consciente de que debo asumir en anotación si es necesario, pero para mí lo más importante es conseguir que jueguen bien mis compañeras, ayudarlas, que se sientan cómodas y con confianza en la pista, interpretar las necesidades del equipo y de cada jugadora para buscar soluciones y un larguísimo etcétera. Quiero que estén a gusto, dentro y fuera de la pista, aunque intento hacerlo sin llamar la atención.

Rodeada de un equipo muy joven, ¿sientes que tienes algo más de responsabilidad por tu conocimiento del club y de la Liga?

Tengo una experiencia que debo ir transmitiendo poco a poco, tanto de la Liga como los pequeños problemas que puedan surgir en el día a día. Para mí, la responsabilidad que tengo es dar un buen ejemplo a las jugadoras más jóvenes, con el trabajo diario, y transmitirles lo que a mí me hace sentir este deporte.

Al inicio de tu carrera deportiva pasaste por una dura racha de lesiones, ¿qué tiene el basket que lleva a esa superación y esfuerzo?

Tuve mala suerte con las lesiones y en un mal momento: una triada que me tiene 11 meses fuera, y a los 6 meses me rompo el cruzado de la otra rodilla, que me aparta de las pistas 6 meses más. Pero el basket lo era todo para mí, me gustaba demasiado como para rendirme. Y me tocó trabajar muy duro para ir dando pasitos. No sabía si volvería a la élite, ni me marcaba objetivos deportivos, solo recuperarme para volver a jugar. Estar dentro de esas cuatro líneas con un balón me hace feliz, me llena.

Entrenas también en la cantera de un equipo como el Cortegada, que le debe tanto a categorías inferiores últimamente, ¿qué pretendes trasmitirle a estas? ¿Qué aprendéis las jugadoras con más experiencia cuando compartís una cancha de juego en LF2 con ellas?

Me encanta estar metida y poder compartir ratitos con las jugadoras de la cantera. Yo intento aportarles mi amor por esto, mi conocimiento y experiencia. Pero ellas me transmiten esa ilusión por el juego y hacen que no me olvide ni un solo día de por qué juego a esto, de la esencia del basket, de DISFRUTAR!

Se habla siempre de la dificultad de un equipo cuando asciende a Liga Femenina, pero ¿cómo se vive una temporada en la que se acaba de llegar a LF2? ¿Lo más difícil es, quizá, volver a recuperar la motivación?

Si renuevas por un equipo recién descendido es porque estás motivada, porque descender toca el orgullo y quieres volver con el equipo a donde estaba. Además suele cambiar tu rol en el equipo y debes asumir más responsabilidad, lo que es una motivación añadida. Jugar implica una motivación diaria, sea la liga que sea. ¡Lo complicado es entrenar y jugar sin ella!

El año pasado no fue el del Cortegada y hace dos estuvisteis muy cerca de volver a esa primera Liga Femenina, ¿qué tiene este equipo de especial para que sea su año? ¿Qué debe mejorar?

Debe mejorar cada día en pequeños detalles: es un equipo muy joven con un gran margen de mejora. Durante el partido debemos intentar ser más constantes, mantener la concentración y conseguir que los bajones sean cada vez menos y más cortos. Aún así, muy contenta de los pasos que vamos dando poco a poco.

Conoces muy bien tanto esta Liga como la LF1 ¿estás notando últimamente una mayor apreciación del baloncesto femenino por parte del público tras las victorias en el ámbito internacional?

Los equipos femeninos siguen teniendo problemas para salir adelante, cuesta encontrar ayudas. Durante el verano se habla del baloncesto femenino y de sus éxitos internacionales, pero pierde fuerza muy rápido y durante la temporada la realidad es otra. Aún así, agradecer a los que nos muestran apoyo: tanto a los seguidores de cada equipo por el calor que dan como patrocinadores, periodistas, etc.

Próximo rival: Ensino, que lleva una racha de +10, ¿momento de romperla?

¡Ojalá! Tenemos que intentar salir concentradas y hacer todo lo que se nos pide en cada momento. Tienen una plantilla muy completa y será un partido duro, pero espero disfrutarlo al máximo y que enganche a la gente.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response