Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Femenina, LF2, FIBA…

Natalia Rodríguez: «A Ferrol lo llevo y lo llevaré siempre en mi corazón»

Natalia Rodríguez

Canarias siempre ha sido un lugar del que han salido jugadoras de baloncesto excepcionales. Una de ellas es Natalia Rodríguez, que creció en el CB Islas Canarias y pudo hacerse profesional en el Baxi Ferrol, equipo en el que sigue. A pesar de tener solo 22 años, atesora una gran experiencia en el baloncesto español, tanto en categorías inferiores como a nivel de clubes. Su carisma, trabajo y buen juego le caracterizan. Con ella hemos hablado para que nos cuente lo que siente al volver a LF Endesa y sus sensaciones respecto a la temporada que se presenta.

Natalia Rodríguez
Natalia Rodríguez celebrando la victoria en la Fase Final LF2 | Imagen: FEB

¿Cómo está yendo la pretemporada?

La verdad es que está siendo dura. Estamos teniendo mucha carga física, bastante gimnasio, mucho nivel táctico también… Pero bueno las pretemporadas suelen ser siempre así.

¿Había ganas de empezar?

He tenido unas vacaciones bastantes cortas porque acabé mi trabajo de fin de grado a finales de junio, después me mudé de casa aquí en Ferrol, luego a Israel a jugar el 3×3… El verano ha sido corto, pero había ganas de volver a empezar la rutina y de preparar una ilusionante temporada como es la de este año.

¿Cómo estás viendo al grupo?

Tenemos jugadoras que son muy polivalentes y pueden asumir varios roles dentro de la pista. No dependemos de nadie y eso es muy importante para un equipo. A pesar de que la mayoría es gente nueva, nos hemos adaptado muy bien y estamos teniendo grandes sensaciones.

Habéis vuelto a la LF Endesa. Imagino que la ilusión fue tremenda conseguir el ascenso.

Personalmente, después de vivir un descenso, es emocionante poder ascender y llevar al equipo a la máxima categoría. Eso te da una satisfacción y una calma por dentro muy grande. Estoy muy contenta por ello. El otro día, en un amistoso, se lo comentaba a un par de amigas: allí, en Leganés, cuando salimos a la pista después de la reunión en el vestuario y ya estaba el público aplaudiendo, se me ponían los pelos de punta de pensar que volvíamos a estar en primera. Es un orgullo.

¿Cómo viviste la fase de ascenso? ¿La presión os jugó una mala pasada?

Sabíamos que el nivel había sido súper alto durante el año y que nos íbamos a encontrar allí a equipos con el cuchillo entre los dientes. Las expectativas de que teníamos que ascender sí o sí hicieron que tuviésemos mucha presión encima y en ocasiones se nos atragantaban los partidos. Nos costó bastante, pero lo logramos. De esta forma, incluso sabe mejor también.

En los momentos difíciles jugaste un gran papel. Se te vio muy activa dentro y fuera de la pista.

Yo no soy una persona que me tire flores, es decir, intento ser humilde y me gusta mucho hacer el trabajo en equipo. Es cierto que, por la parte que me tocó, los tiros entraron. Unos días pueden salir las cosas mejores, otros días peor. Fuera de la pista, siempre es muy importante estar apoyando a tus compañeras estés en cancha o no.

Después del tiempo que has pasado en Ferrol ¿tienes ese sentimiento de pertenencia al club?

Es mi quinta temporada y ya conoces a muchos aficionados y a la gente del club. Además, luego te paran por la calle y te preguntan… El equipo es como si fuera mi casa. El CB Islas Canarias me lo dio todo también, pero Ferrol lo llevo y lo llevaré siempre en mi corazón. Fue el primer club en el que estuve como profesional y ese cariño siempre lo voy a tener como algo muy especial.

El reto que viene esta temporada es mayúsculo. ¿Qué objetivos tenéis para este curso?

El primer objetivo es mantener la categoría, está claro. Es una competición muy potente con equipos fortísimos, pero hay otra “liga” en la que vamos a competir duro. Lo primero es no descender y luego, si lo conseguimos, ya vendrán los premios al trabajo que tengan que venir.

Natalia Rodríguez
Natalia Rodríguez entrando a canasta | Imagen: FEB

¿Cómo crees que llevará el club este cambio de ganar absolutamente todo a tener que vivir otra experiencia más difícil? ¿Creéis que al principio os puede costar más entrar en dinámica?

Todas somos conscientes del nivel de la liga y sabemos que hay partidos más trascendentales que otros respecto a nuestros intereses. Vendrán algunas jornadas en las que va a haber derrotas y obviamente, será mucho más difícil que el año pasado en el que todo era bonito y de color de rosa. Sin embargo, eso nos va a venir muy bien como grupo y como club para conseguir el objetivo que tenemos a primera vista.

En el aspecto personal, va a ser tu quinto año en este equipo. ¿Qué tiene Ferrol para que hayas seguido tanto tiempo?

En primer lugar, había venido con el objetivo de quedarme un año para después irme a Estados Unidos, pero estuve muy cómoda. Vivir una experiencia como la de la Copa de la Reina o estar en unos Playoffs, así como compartir pista con María Araújo, Bea Sánchez o Alexis Prince fue increíble. Me lo replanteé y me quise quedar aquí a acabar la carrera si todo iba bien. El club y la universidad pudieron hacer que me organizara de una forma correcta y después de todo eso, este quinto año no me podía perder la vuelta a la máxima categoría.

¿Cuesta estar lejos de casa?

Cada año cuesta despedirse y estar lejos de tus familiares, sobre todo si tienen problemas de salud, pero cada vez es menos difícil. Al final tengo mi rutina y parte de mi vida aquí. Cada vez lo llevo mejor y al ser en España es más fácil. Es un avión y listo.

Cuando llegaste a Ferrol, el club se encontraba en LF Endesa. Ahora volverás a esta competición de nuevo. ¿Cómo ha cambiado la Natalia Rodríguez como persona y como jugadora desde esa primera experiencia en 2017?

Se me ponen los pelos de punta con esta pregunta… Yo creo que soy otra persona. Vine aquí siendo una esponja, absorbiendo todo lo que pudiese aprender. Mi primer año aquí era el primero fuera de casa. Mi madre me hacía de comer, la ropa planchada, la lavadora… Y eso tuvo que cambiar y adaptarme a ello. En la parte deportiva, llegaba de un club en el que la manera de trabajar era distinta. Cuando vine a Ferrol, me costó aprender la manera de la que jugaba Lino. Asimilar sus sistemas fue un shock al principio y estaba muy perdida. He progresado, y aunque puedo seguir mejorando, puedo decir que soy una jugadora más consolidada, con mejor lectura de juego y con más cabeza. Trato de crecer día a día.

En cancha se te ve una jugadora siempre muy comprometida con su equipo, dando el máximo y apoyando a sus compañeras. ¿Crees que eso es lo que te ha llevado a seguir evolucionando?

Querer mejorar y saber dónde están tus puntos débiles y trabajarlos es la clave para seguir progresando. Estar involucrada con el club y tratar de alcanzar los objetivos hace que puedas seguir dando pasos hacia adelante.

Este año te has embarcado en otra aventura como es el 3×3… ¿Cómo lo has llevado? ¿Qué te ha parecido esta experiencia?

No había jugado nunca de forma oficial. Fui al torneo de la Nations League de Israel sin tener apenas idea de las normas. Tenía un poco de miedo, pero creo que me adapté bien. El tipo de juego que tengo de poder defender a una grande, postear a una pequeña y tirar rápido hace que pueda rendir en esta modalidad.

¿Pero sigues prefiriendo el 5×5, no?

Me quedo con el 5×5, pero el 3×3 para verano es una manera de seguir en buena forma física y conectado al baloncesto en otra modalidad que hace que desconectes de lo que has hecho toda la temporada.

Además, coincidiste con una de las jugadoras con las que siempre has compartido vestuario en categorías inferiores de la selección, Aina Ayuso.

Sí. Además, Aina había tenido la experiencia de jugar en 3×3 en la categoría U18 y aparte de ser una compañera, es una amiga. Así todo es mucho más fácil. Por otro lado, ya conocía a Erauncetamurgil y a Barneda y aunque con Laura Peña y Hernangómez mi relación era nueva, hemos congeniado bien y nos hemos divertido mucho.

Esto es una entrevista para ti, pero es inevitable preguntarte por tu hermana, Elena Rodríguez. ¿Cómo ves su progresión?

Yo te tengo que decir que cada vez que me preguntan por mi hermana a mí se me cae la baba (risas). Lleva ya allí tres semanas y está muy contenta. Sigue adaptándose al apartamento y a ese cambio del primer año fuera de casa, pero con muchas ganas de probar esta nueva experiencia. Personalmente, Elena es impresionante, se lleva bien con todo el mundo. Yo creo que nunca he podido escuchar una palabra mala de mi hermana. Deportivamente, tiene mucho margen de mejora. Es muy alta, pero en cuanto a masa muscular puede dar un salto muy grande si lo trabaja. Veremos cómo se adapta al juego de Harvard, pero ella sabe que, si hace su trabajo, puede llegar a dónde quiera. No tiene techo.

Ella ha sido un ejemplo de que el trabajo académico y el deportivo pueden conciliarse de manera exitosa.

Conciliar todo esto es duro, pero te hace ser consciente de que nadie te regala nada. Los que hemos tenido que hacer las dos cosas a la vez, llevamos una rutina difícil. Te levantas temprano, vas al instituto, descansas un poquito, haces deberes o trabajos, haces un entrenamiento de varias horas, cenas y otra vez a estudiar. Es un gran sacrificio. Te tiene que gustar mucho lo que haces para llevarlo como lo llevamos y sin ayuda de los familiares y de tus amigos es difícil. Por otro lado, también tienes que renunciar a fiestas u otras celebraciones ya que, cuando llega el viernes, lo que necesitas realmente es descansar.

Últimamente la preferencia de muchas jóvenes españolas es ir a Estados Unidos a continuar sus estudios allí. Tú decidiste quedarte aquí en España. ¿Cómo ves esta tendencia teniendo en cuenta tu referencia personal y la de alguien tan cercano como la de tu hermana?

Las dos partes se pueden plantear. En Estados Unidos normalmente te van a ayudar a compaginar mejor lo académico con el baloncesto y vas a tener gente detrás que te va a organizar todo eso. También tienes la ventaja de aprender inglés. En España, aunque sea más duro, te puedes organizar de esa manera, aunque no tengas ahí a nadie que te lo haga. Tienes que hablar con tus profesores, con el club, tenerlo en cuenta también a la hora de firmar el contrato… Por el otro lado, a nivel de baloncesto, en España, cuando llevas un tiempo ya eres una jugadora más consolidada de lo que puedas resultar en Estados Unidos. En cada lado, tienes tus ventajas y desventajas.

Like this Article? Share it!

About The Author

Porque aparte del fútbol, siempre hay algo más. El deporte siempre desde el análisis. @11yalgomas en Twitter

Leave A Response