Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Femenina, LF2, FIBA…

Sara Ortega supera un linfoma y sueña con su regreso a las pistas

El Araski AES dio hace aproximadamente medio año una mala noticia que conmocionó el baloncesto. Una de sus jugadoras, Sara Ortega, estaba viviendo su primer año en el combinado de Liga Femenina 2 cuando tuvo que alejarse de las pistas a causa de un linforma. Sin embargo, la entidad deportiva ha anunciado que una vez superado el cáncer la jugadora gasteiztarra ya sueña con su vuelta a un partido oficial y que eso está cada vez más cerca.

33342016020243369243218

Sara Ortega vuelve a sonreír sobre una pista | Foto: Julio Roca

A través de una noticia en su página web, el Araski ha informado de que Ortega tuvo que ser sometida a dos intervenciones entre mayo y junio, mientras que el 10 de agosto comenzaba con la primera sesión de quimioterapia. El pasado 24 de noviembre le dieron la última sesión. La jugadora ha comentado: «A partir de ese momento todo ha ido hacia adelante. A las dos semanas fui al fisiólogo, me hizo una prueba de esfuerzo y un plan para llevar a cabo todos los días en el gimnasio. Simplemente el ir a hacer esa prueba, fue como un “desbloqueo” para mi cabeza. Iba a ser lento, muy lento, pero ya había empezado. Y a mi cabeza entraron otros pensamientos en forma de preguntas: ¿cuándo podría entrenar normal? ¿cuándo podría empezar a jugar? ¿llegaré a algún final de liga para poder jugar un partido?».

La joven ya ha dado un importante paso hacia delante y ha vuelto a vestir de corto: «Hace dos semanas empecé a entrenar, yo sola. Tiro, de lado a lado con balón, algún cambio de ritmo… poca cosa. Fue el peor entrenamiento de mi vida. Entraba a canasta, acababa la bandeja y me quedaba con la sensación de ¿¡Pero qué haces Sara!? El cuerpo no acompaña, las piernas no están duras, la velocidad que tenías a la hora de jugar ha cambiado. Tu cabeza y tus ganas van a un ritmo, pero tu cuerpo va totalmente a otro. Y en ese momento me di cuenta de que iba a ser mucho más duro de lo que me imaginaba. Te imaginas que vas a estar físicamente lamentable, que no vas a poder jugar como jugabas desde el día 1, pero ni por asomo pensaba que iba a tener la sensación de no reconocerme. De saber que todo lo que eras ya no lo eres, que no quiere decir que no lo vuelvas a ser, y estoy segura de que poco a poco y entrenando lo seré, pero yo creo que lo más duro que le puede pasar a una jugadora es no reconocerse a sí misma en el campo. Darte cuenta de que no es que no quieras hacer lo que hacías, si no que no puedes. De que en tu cabeza lo estás haciendo, pero tu cuerpo va 100 pasos por detrás. De que tu baloncesto ya no es el que era y de que va a costar mucho recuperarlo».

Ortega ha vivido la peor experiencia de su vida, pero no ha estado sola en esta vivencia y sus seres queridos le han recordado que el baloncesto tiene una menor importancia en contraste con la salud: «Gracias a que tengo gente cerca que me pone los pies en la tierra las “hostias” son menos fuertes. Por supuesto estaba avisada de que iba a ser así, pero hasta que no lo ves tu misma no te lo crees. No te imaginas que tu cuerpo vaya a estar tan mal, claro que luego te pones a pensar el veneno que te han metido durante 6 sesiones y lo asimilas un poco más, o más bien te resignas a saber qué es lo que hay».

Pese a la enfermad y a las sesiones de quimioterapia que le daban cada tres semanas, no ha faltado a ningún partido que el equipo ha jugado en Mendi. Una vez se supo que esta campaña no iba a poder ser una de las componentes de la plantilla, el club le ofreció ser la delegada de equipo, proposición que aceptó porque quería estar junto a sus compañeras en cada encuentro y apoyarles desde el banco. Por desgracia, en los desplazamientos se ha tenido que quedar en casa al no ser aconsejable realizar los viajes tan duros que hay en la categoría. «El equipo ahora mismo está inmenso, a un nivel increíble, con fallos como todos, está claro, pero jugando muy bien. Lo mejor de todo es que yo creo que todavía se puede mejorar más. Me alegro muchísimo de que lo estén haciendo tan bien y que tengamos opciones de ir a play off, pero es inevitable que me dé rabia al no poder estar viviéndolo con ellas, aunque me siento como una más», ha indicado.

Además de los partidos ha acudido a los entrenamientos siempre que su salud se lo ha permitido. «Creo que nos merecemos muchísimo entrar en play off y luchar en la Fase de Ascenso. El esfuerzo que están haciendo todas y cada una de ellas es inmenso, y más con lo difícil que es el baloncesto femenino en todos los aspectos. La dedicación de cada una de ellas, de Made, Ioseba y Hugo es espectacular, el buen rollo entre nosotras, las risas, el apoyo que nos damos cuando alguna necesita algo… es un EQUIPO. No ha habido día que alguna no me haya preguntado cómo estoy, y cuando me enteré de que ya no había ni rastro del cáncer en mí se alegraron como si de ellas se tratase«, ha valorado sobre el conjunto. Asimismo ha enfatizado la calidad humana de todas las integrantes del equipo: «En el baloncesto no todo se trata de jugar bien ni de tener calidad (todo influye claro está, y en esta categoría aún mas), sino de ser personas y compañeras. Un equipo puede ser muy bueno, pero si no está bien fuera de la cancha, dentro se desmorona. Y en ese aspecto, es un equipo increíble».

Para finalizar, Ortega ha querido expresar su agradecimiento a todas las personas, clubes, jugadoras, aficionados y medios de comunicación que le han brindado su apoyo: «No tengo suficientes palabras de agradecimiento por todo lo que se ha preocupado la gente. No ha habido un solo día que no me hayan preguntado cómo estoy o me hayan dado ánimos. Muchísimas gracias de verdad. Dentro de poco estaré dando mucha guerra, y doy mucha, los que me conocen lo saben».

Desde Zona 2-3 nos alegramos de que Sara Ortega se haya recuperado y esperamos verla de nuevo sobre el terreno de juego.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response