Zona Dos Tres

Tom Abercrombie: “Mi sueño es llegar a la NBA y trabajo para conseguirlo”

Jesús Morales 5 junio, 2012 Entrevistas, FIBA No hay comentarios
Abercrombie lanzando un tiro libre | NBL

Antes del verano de 2010, nadie relacionaba el apellido Abercrombie con el baloncesto, y sí con esas tiendas de ropa que hacen más las de discotecas que las de lugares donde comprar ropa. Incluso en el desorbitado precio coinciden. Pero no me desvío. Después de aquel verano, el del Mundobasket de Turquía, la gente empezó a conocer a Thomas Abercrombie. Escolta de la selección de Nueva Zelanda, él fue uno de las revelaciones del campeonato. Dos años más tarde, no podrá estar presente en el Preolímpico de Venezuela debido a una lesión de tobillo. No obstante, confía en un buen futuro para su selección y para él.

Abercrombie lanzando un tiro libre | NBL

De pequeño practicabas múltiples deportes, y en todo destacabas, pero finalmente te hiciste jugador de baloncesto.

Mi madre me metió en el baloncesto. Jugó toda su vida y ella fue mi primera entrenadora cuando tenía ocho años. Me encantó el baloncesto desde la primera vez que lo practiqué, pero hice muchos otros deportes a medida que iba creciendo: rugby, cricket, tenis, voleibol, fútbol,… No fue hasta el instituto cuando empecé a tomarme en serio el baloncesto.

Y después del instituto, decides dar el salto a Estados Unidos y jugar en la Washington State University. ¿Qué te empuja a hacerlo?

Quería llegar a ser un jugador profesional y pensé que ese era el siguiente paso que necesitaba dar para lograrlo. También quería experimentar cómo era el baloncesto en Estados Unidos y la vida americana.

Sin embargo, solo aguantaste un año y apenas jugó. ¿Crees que fue una pérdida de tiempo?

Fue bastante duro hacerme con un hueco en el equipo, y también me fue difícil adaptarme a una nueva vida tan lejos de mi casa y mi familia. No diría que haya perdido el tiempo allí; creo que la experiencia me hizo ser una persona más fuerte, como soy hoy. Pero en términos baloncestísticos, no mejoré de la manera en la que quería hacerlo.

Ahora eres toda una estrella de la NBL. Para aquellos que no conozcan la liga, ¿cómo la describiría?

La NBL es una gran competición. Es una liga en la que se juega un baloncesto de mucha velocidad, muy competitiva y está empezando a atraer a buenos jugadores americanos. Creo que los aficionados disfrutan el estilo de los partidos que jugamos: el ritmo frenético, las altas puntuaciones, el espectáculo que damos…

Pero, internacionalmente, sigue estando un escalón por debajo de otras ligas.

Yo no he tenido la oportunidad de jugar en muchas ligas del mundo, pero siempre he escuchado que la NBL tiene un nivel muy alto. Muchos jugadores que sí han recorrido mundo siempre me dicen que es una competición infravalorada y que debería tener más reconocimiento.

El verano de 2010 fue realmente especial para ti y tu selección. ¿Qué recuerdos guardas de aquel Mundobasket de Turquía?

Disfruté y adoré cada minuto que pasé en Turquía, en aquel Mundobasket, y la experiencia que me dio disputarlo. Sabía que era capaz de hacerlo bien en aquel nivel y esa fue la primera oportunidad que tuve de demostrarlo. Salir y jugar bien ante algunos de los mejores jugadores y equipos del mundo me dio muchísima confianza para seguir trabajando duro y llegar más lejos en mi carrera.

Después de promediar 12,7 puntos y 6,8 rebotes, muchos medios ocupaban sus páginas contigo. ¿Pero existió realmente la oportunidad de salir de Nueva Zelanda?

Sí, tuve varias ofertas y oportunidades de ir a jugar fuera de mi país en aquel momento, pero sentí que todavía tenía mucho que mejorar antes de hacerlo. Quería aprovechar la oportunidad de mejorar en mi casa y trabajar en cada entrenamiento y en cada partido.

¿Qué le espera ahora a Thomas Abercrombie? ¿Europa, quizá?

Mi sueño es jugar en la NBA, como el de cualquier jugador, y estoy trabajando duro para conseguir alcanzar ese sueño. Claro que nunca rechazaría la oportunidad de jugar en Europa. Si la ocasión adecuada se me presenta, obviamente la tendría muy en cuenta.

¿Y qué hay sobre la selección? Pero Cameron ya no está, Kirk Penney está ante sus últimos veranos de competición…

El baloncesto en Nueva Zelanda se está haciendo cada vez más fuerte. Tenemos a varios jugadores jóvenes con muchísimo talento a las puertas de la selección, especialmente hombres altos como Steven Adams, que el próximo año jugará en la NCAA con Pittsburgh. Somos un país pequeño que está prosperando mucho y que consigue derrotar a equipos con mucho más talento que nosotros. Y seguiremos en esa línea.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response