Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Dia, LF2, FIBA…

Una superviviente del cáncer con ganas de baloncesto

Loida Cabeza 11 febrero, 2016 Baloncesto Femenino, Liga Femenina 2 No hay comentarios
7082015030337482779065

Sara Ortega es una más de las jugadoras enamoradas que tiene el baloncesto. En la última campaña formó parte de las filas del Araski AES de la Liga Femenina 2, pero al final del ejercicio recibió la dura noticia de que su salud peligraba por culpa de un linfoma y tenía que abandonar las pistas. Ante este golpe tuvo que tomar una importante decisión: ser una víctima o una superviviente del cáncer.

7082015030337482779065

Ortega ha alcanzado su triunfo más importante| Foto: Zuzenkipress

No fue fácil digerir lo que estaba sucediendo.“Al principio no lo asimilas. Estaba perfecta, ningún síntoma, sin cansancio, sin malestar. Nada de nada. A cualquier persona que le dicen algo parecido a lo que me dijeron a mí en su día le entran miles de preguntas, miedo, o más bien, diría respeto. Se te pasan todo tipo de cosas por la cabeza sinceramente, pero a mí una de las primeras cosas que me pasaron fue ¡a la mierda el basket! Lo primero que le pregunté a la hematóloga fue si iba a poder jugar, aún sabiendo ya la respuesta, que fue claramente un no rotundo”, comentó Ortega en su momento.

El pasado 28 de mayo le extirparon la adenopatía yugular y, acto seguido, los médicos hicieron lo mismo con las amígdalas, resultando la derecha la causante de todos los problemas. Después de varias semanas en reposo el 10 de agosto se sometió a su primera sesión de quimioterapia, que duraría hasta finales de noviembre. “Cuando hablo con mis amigos y gente cercana de basket y me preguntan sobre mi estado de salud, lo segundo que les cuento es que no voy a poder jugar, a lo que todos me responden que eso ahora mismo es lo de menos”, señaló. Para Ortega el objetivo fundamental es regresar al terreno de juego: “Nunca me ha gustado perder y siempre he sido muy cabezona. En el basket es algo por el que se me caracteriza, así que eso me está ayudando bastante. No es más que otro partido que me toca ganar“. ¡Y vaya partido increíble que protagonizó!

La entidad deportiva de Vitoria dio el martes la noticia más alegre del día, esa que es capaz de sacarle la sonrisa a cualquiera: Sara Ortega ha vencido al cáncer. La jugadora ha empezado a entrenarse por su cuenta, aunque admite que no ha sido de la forma que quería porque aunque “en tu cabeza lo estás haciendo, tu cuerpo va a 100 pasos por detrás”. Al principio las cosas no van a ser sencillas, pero con el paso del tiempo todo volverá a la normalidad. Lo peor ya ha pasado y las dificultades preparan a personas para destinos extraordinarios. Ahora toca mirarse cada mañana al espejo y pensar “hoy voy a conseguir todo lo que me proponga”, porque todo es posible en la medida que uno lo crea posible. Esfuerzo, trabajo, entrega y tiempo; no queda otra opción.

Por desgracia existen muchos otros casos de personas que a diario se enfrentan a los mismos problemas que Ortega. Y aunque cada caso es diferente, no puedo más que admirar a la jugadora. Hay muchas formas de encarar el cáncer, pero ella lo ha hecho con convicción y de una forma encomiable. Lejos de ser una mera víctima, la joven ha dado un paso hacia delante hasta convertirse en una superviviente. Lo que verdaderamente hace que lo de Sara sea una increíble historia de superación es su carácter cabezota -que no es algo negativo-. Se podría haber quedado apartada mientras se recuperaba, pero lejos de hacerlo no ha faltado a ningún partido que el conjunto ha jugado en Mendi. Cuando se supo que en el presente ejercicio no podría estar en la plantilla, el Araski le ofreció ser la delegada del equipo y no tuvo que pensárselo: quería estar junto a sus compañeras apoyándolas.

Estoy completamente segura de que pronto la veremos sobre el parqué de nuevo, disfrutando de lo que más le gusta hacer durante mucho tiempo. La vida está llena de una lucha constante y sufrimiento, pero de todo se aprende. Hay que plantarle cara, pensar en positivo, superar barreras y cada día vivir nuevas historias. ¡Qué bien que hayas ganado esta guerra, Sara! No te gusta perder, lo has demostrado.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response