Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Femenina, LF2, FIBA…

Vero Matoso: «Podrás ser mejor o peor jugadora pero las vivencias y las personas que conoces a lo largo de toda esta experiencia es algo único»

Verónica Matoso es un claro ejemplo de constancia y superación. Probablemente nadie pudiera haberle asegurado este futuro tan prometedor cuando empezó jugando en las canchas más humildes de Lanzarote, en el Club Baloncesto Ariagona. Tenemos delante una gran persona tanto dentro como fuera de la cancha, que demuestra que lo importante no es donde empieces, sino donde acabes. Porque a pesar de sus logros y triunfos no olvida de donde viene, y donde comenzaron a crearse sus valores. Ahora es ella la que puede contar su experiencia profesional a niñas que la admiran y la ven como la gran jugadora que es. De primera mano Matoso nos hace un balance de su trayectoria profesional, y nos cuenta cómo afronta su vuelta a las Islas Canarias.

Vero Matoso | Foto: Zonadostres

Vero Matoso lanzando a canasta | Foto: Zonadostres

Empezaste jugando en las canchas de Lanzarote con el Ariagona, y terminaste jugando contra los mejores equipos de España, ¿qué es lo primero que te viene a la mente?

Todo el trabajo realizado hasta ahora, la constancia, el seguir trabajando a pesar de las dificultades y piedras que me he ido encontrando en el camino.

¿A quién tenías como ídolo cuando eras pequeña? ¿A día de hoy a qué jugadora admiras más?

De pequeña me fijaba en Anna Montañana jugaba en la misma posición que yo y me encantaba y ahora alucino con el nivel en el que está Laura Nicholls, tuve la suerte de estar con ella en la selección de joven muchos años, y está demostrando un grandísimo nivel.

¿Cómo fueron tus inicios? ¿sabías que el baloncesto te gustaba como para dedicarte a ello profesionalmente? 

Mis inicios… yo jugaba en Lanzarote y ni imaginarme que saldría a jugar fuera de mi isla, poco a poco me iba enganchando más a este maravilloso deporte y parece que en ese entonces no se me daba mal (risas). Me empezaron a convocar a la selección canaria y luego a la española y ahí es cuando di el salto a irme a jugar a Tenerife, puede que esos años entre cadete de 1º y 2º ya me diera cuenta de que quería seguir y seguir jugando.

Te fuiste muy joven de casa a otra isla, Tenerife, ¿cómo fue tu experiencia? ¿te costó adaptarte al cambio?

Mi experiencia fue increíble, estaba viviendo un sueño. Te diría  que le costó mucho más a mis padres que a mi (risas) ya que yo estaba haciendo lo que me gustaba que era entrenar. Lo que más me costó el primer año fue los estudios, adaptarme al ritmo de Tenerife que era muy diferente al de Lanzarote, de resto iba todo rodado.

¿Tienes algún ritual o manía para concentrarte en los partidos?

No suelo, he tenido alguna manía, pero depende de la temporada y los sucesos que hayan pasado, pero intento no tenerlos. Lo que no falla nunca es escuchar música antes de los partidos, ponerla a tope y despejar la mente, eso siempre.

¿Cuáles son tus mejores y peores recuerdos de todos los años que pasaste en Tenerife?

Pues realmente siempre han sido mas buenos que malos, nunca quise borrar tantos años buenos por un final malo. Buenos momentos… pues todos los Campeonatos que ganamos de España y de Canarias, las concentraciones, los momentos de equipo que teníamos que eran muchísimos. Se podría decir que éramos una gran familia. ¿Sabes lo que dicen de que en «algunas familias siempre hay una oveja negra»? (afortunadamente en mi familia no hay), en esta familia del equipo de mi etapa de Tenerife desafortunadamente habían algun@s ovejas bien negras, eso fue lo malo.

La vida del estudiante deportista siempre ha sido dura ¿o no? ¿supiste compaginar bien tus estudios con el baloncesto?

El primer año se me hizo muy cuesta arriba, sólo tenía 13 años y fue un cambio muy grande, pero supe finalizarlo y acabarlo bien y a partir de ahí, pues dedicándole el poco tiempo libre que teníamos, en vez de quedar con los amigos para ir al cine o algo tenía que quedarme en casa a estudiar. Es dura pero si lo compaginas y te organizas bien se puede.

¿Qué te impulsó a dejar las islas para marcharte aún más lejos de casa?

La falta de profesionalidad que el club llevaba en ese entonces. Nos exigían como a las que más y ellos no cumplían los contratos. Si hubieran sido profesionales creo que quizás nunca me hubiera ido, pero ellos no entendían que para muchas era nuestro trabajo. Esas dos o tres ovejas negras que siempre iban comandadas por la grandísima oveja negra que ya era imposible de llevar. No respetaban, no valoraban…

Se tiene entendido que no fue del todo satisfactoria tu experiencia en Tenerife, ¿qué razón te ha llevado a volver?

Sí por lo comentado anteriormente, cuando estás 10 años dándolo todo por un equipo y acabas quemada de tanto dar y de no recibir nada, pues duele… me costó superarlo, de hecho hasta este año no quería saber nada de la isla. Pero, ¿qué culpa tiene mi equipo actual de la mala gestión del otro? Sabiendo que el Clarinos estaba haciendo las cosas bien y habiendo superado ya esa etapa mía del pasado, no había necesidad de no volver.

Vero Matoso en el partido frente al Spar Gran Canaria | Foto: Zonadostres

Vero Matoso en el partido frente al Spar Gran Canaria | Foto: Zonadostres

¿Recuerdas las vez en la que más te ha temblado la muñeca en un partido?

Creo que nunca me ha temblado durante un partido. Antes de empezarlo muchas veces, suelo ponerme algo nerviosilla, pero una vez empieza intento no pensar en nada y hacer lo trabajado, lo que hemos entrenado.

¿Cuál ha sido tu partido más especial? 

He tenido muchos, pero quiero pensar que aún esta por llegar!

¿Cuáles son tus mejores y peores recuerdos en la cancha? 

Los peores sin duda alguna las lesiones, está claro que forman parte del deporte pero a veces se hacen muy duras. Y las mejores pues muchísimas, tengo grandes recuerdos, pero algo que me ha dado este deporte y siempre lo he dicho son las personas, podrás ser mejor o peor jugadora pero las vivencias y las personas que conoces a lo largo de toda esta experiencia es algo único.

Imagino que como toda jugadora participaste alguna vez en algún Clínic, y ahora eres tú la que tiene el suyo propio, ¿cómo está siendo la experiencia? ¿qué importancia le ves hoy en día a los Clínic? ¿han cambiado mucho desde tú época de niña?

La verdad es que aún hay veces que me cuesta asimilarlo, ya que yo siempre era esa niña que estaba sentada ansiada por escuchar las palabras de las jugadoras que venían y ahora soy yo la que cuento mi historia. Es algo increíble, ver como muchas niñas se siguen apuntando año tras año. Veo fundamental el trabajo de los Clínics siempre y cuando se trabaje para la mejora de los fundamentos individuales y colectivos, ya que en verano o en navidades suelen estar mucho tiempo paradas las jugadoras y es esencial actividades como estas para no perder el contacto con el balón y mejorar muchos aspectos del juego.

Este verano tuviste de invitada a Leti Romero, ¿fue una gran sorpresa para las niñas? ¿Cómo la viste con la selección en su debut en los JJOO?

Sí, tuvimos la suerte de tenerla, le estaré siempre agradecida por acompañarnos, se involucró muchísimo con las niñas y acabó todo el mundo encantada. En los Juegos la vi muy bien, me hubiera gustado verla mas en pista, está claro que es una jugadora muy joven y que aún le queda un largo camino. Es el futuro de nuestra selección.

¿Qué impresión tienes del baloncesto y el deporte femenino en la actualidad? 

Parece que va a mejor, pero cuesta, cuesta que la gente se involucre, que asistan a los partidos, que colaboren los patrocinadores… Pero si ya más no podemos ganar!! Se ha ganado prácticamente todo, sinceramente no sé que más se podría hacer para fomentarlo de alguna manera, obviamente la imagen de la mujer ha cambiado mucho, pero queremos más!

Después de todos los éxitos conseguidos por nuestra selección, ¿crees que es posible que haya otra generación igual? 

Será difícil igualar todos los éxitos conseguidos hasta ahora, pero si algo considero que están haciendo bien es ir introduciendo poco a poco a nuestras jóvenes estrellas como Leti, Laura Quevedo… lo bueno que tenemos un equipo bastante joven Alba, Nicholls, Xargay… les queda carrete para largo aún.

¿Cuáles son tus propósitos cuando te retires? ¿Te gustaría dedicarte a enseñar todo lo que has aprendido durante tu carrera?

Me encantaría seguir vinculada al baloncesto, me he ido formando, y ya tengo las dos titulaciones de entrenadora y aparte pues he hecho cositas relacionadas con el deporte que es lo que me gusta. Me encantaría dedicarme a algo relacionado con todo ello.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response