Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Femenina, LF2, FIBA…

Marta Hermida: «La adaptación a la liga ha sido bonita pero también complicada»

Podría enumerar su amplio palmarés, podría decir sus números de la temporada o hablar del premio que «Gigantes» le concedió el pasado mes de febrero a la mayor progresión femenina. Sin embargo, citaré lo dicho por Gordy Presnell, entrenador de Boise State, el día en el que nuestra protagonista finalizaba su estancia en la NCAA: «Es todo aquello que puedes pedir, y poner como ejemplo de lo que representa una deportista y estudiante». Hoy se pasa por Zonadostres la base que debutó en la Liga y Euroliga siendo junior, la que hizo historia en el equipo de la capital de Idaho, la que volvió a España para ascender con el Spar Gran Canaria a la LF Endesa y conseguir esta temporada junto a sus compañeras, que el club insular volviera disputar unos playoffs. Hoy hablamos con Marta Hermida.

Marta Hermida durante un encuentro esta temporada | Foto: Samu M. García

Lo primero de todo, felicitarte por la gran temporada que habéis hecho, sobre todo en la segunda parte de la misma. ¿Qué balance haces del año? ¿Y de esa clasificación que conseguisteis para los playoffs?

Ha sido muy positivo. La mentalidad al inicio de temporada era de intentar salvarse, de conseguir el mayor número de victorias posibles. No podemos mentir, al final de la primera vuelta habíamos ganado solo tres partidos por lo que los playoffs no estaban en el radar de nadie. Sin embargo, a medida que empezamos a ganar en la segunda vuelta, en concreto, cuando nos impusimos a Kutxabank Araski, comenzamos a hacer un poco la broma de «les hemos ganado el basket average verás cómo les cojamos». Todo esto pensando que en ningún momento íbamos a tener opción alguna de colarnos en los playoffs.

Cuando tuvimos ya asegurada la permanencia en la LF Endesa, que era un poco el objetivo, seguimos entrenando igual y vimos que empezaba a existir cierta posibilidad de clasificarnos. Finalmente, haberlo conseguido ha sido un premio muy grande al gran trabajo que hemos realizado durante todo el año.

Como comentabas, pasasteis de ganar solo tres encuentros en la primera vuelta, a finalizar la fase regular en octava posición con trece victorias ¿Cuándo se produjo el cambio? ¿Dónde ha podido estar la clave del mismo?

El cambio se produjo cuando empezamos a cogerle el truco por así decirlo a la liga. Todo el mundo puede decir que los encuentros que perdimos en la primera parte de la temporada fueron por muy poco. Acusamos la falta de experiencia, de rodaje en esta categoría y esto, unido a no habernos rendido en esos malos momentos, hizo que el trabajo que habíamos hecho se viera recompensado en la segunda vuelta.

Por otra parte, creo que el factor suerte cuando estás en una dinámica positiva está siempre contigo. Hubo un momento, cuando descubrimos que éramos capaces de competir con equipos de la parte alta de la tabla, llegar al final y ganarlos, que ese factor que te comentaba estaba ahí; justo cuando era más importante tenerlo. Esto también ha sido una clave para nosotras.

A nivel personal, a pesar de haber competido en tu etapa de junior en Rivas Ecópolis ya en Liga Femenina. ¿Cómo ha sido esa transición de la NCAA a la LF Endesa? ¿Qué cambios has experimentado?

La adaptación a la liga ha sido bonita pero también complicada. Cuando era junior entrenaba con jugadoras que hoy en día están dentro de las mejores de la competición, ya lo estaban entonces. En ese momento mi exigencia era poder entrenar con ellas, que no me metieran una canasta, defenderlas bien… Ahora la exigencia es otra porque ya eres tú la protagonista de los partidos. Al principio te ves en un encuentro teniendo en frente a Laia Palau y a la siguiente jornada a Cristina Ouviña, por decirte dos nombres. La posición de base en todos los equipos de la liga está muy bien cubierta. Así que sí, el inicio ha sido difícil.

Sin embargo, cuando me he adaptado he podido ver que no estoy tan lejos. Esto es lo que más energía me ha dado para ver que las puedo competir, que puedo ser un rival que las trate cara a cara. Verme capaz de conseguir este nivel, ha sido lo que me ha dado la ventaja para estar bien preparada, sobre todo en el último tramo de la temporada, para lo que se venía.

Llegaste a una liga que conociste en tu etapa de junior y ahora lo haces como profesional, ¿qué cambios has notado en la propia competición?

Como mi transición ha sido en EE.UU, se me ha olvidado un poco cómo era la liga antes de que me fuera. Sí que es verdad que al jugar en uno de los grandes equipos como era Rivas Ecópolis, había una trascendencia que desconozco si tenían otros conjuntos. Ahora, me parece que la competición ha dado un salto de calidad, muchas jugadoras españolas de primera línea han vuelto; ha sido una liga muy bonita, en la que cada jornada podías llevarte una sorpresa lo cual es bueno porque indica el alto nivel de la competición. Hay mucho apoyo al baloncesto femenino, más de lo que se puede llegar a pensar.

Nombraba tu experiencia en la NCAA (estuvo cuatro temporadas en Boise State cumplimentando un exitoso periplo universitario), ¿ha ayudado a esa adaptación de la que hablábamos? ¿de qué manera lo ha hecho?

Sin duda. En EE.UU, lo digo siempre, tuve cuatro años maravillosos. El nivel de exigencia tanto física como mentalmente lo tengo ya, me prepararon allí muy bien. Pero no solo a esto, sino a jugar contra equipos grandes y no tener miedo, pensar: «Hago lo mismo que tú y entreno las mismas horas. Puedes ser mejor o bastante mejor, pero voy a dar mi cien por cien, no te lo voy a poner fácil, aunque esto luego no sea suficiente para ganar». Esta mentalidad me ha ayudado mucho este año para poder crecer.

Finalizas tu exitosa carrera americana, regresas y lo haces para competir en Liga Femenina 2 con el Spar Gran Canaria. ¿Qué motivó tu fichaje por el mítico club insular?

Debo decir que Canarias siempre confió en mí. Un equipo tan grande como este y con el proyecto que me ofrecieron, estar en Liga Femenina 2 con el objetivo de ascender, me atrajo mucho. Yo llevaba casi medio año sin jugar, quería tener minutos, disfrutar del baloncesto y poder tener un objetivo ganador. Por ello, preferí fichar por el Spar Gran Canaria e intentar luchar por el ascenso a ir a un equipo de LF Endesa, que igual la temporada hubiera estado enfocada a asegurar la permanencia

Además, ya digo, apostaron por mí desde el primer momento. Decidieron que sí que me querían, que iba a ser parte del proyecto que tenían, y para mí eso fue clave para decidirme por un club tan histórico; estoy muy encantada de haber tomado esta decisión.

Retomando el balance del año, este no ha sido positivo solo a nivel colectivo, sino también a nivel individual. Has acabado entre las cinco mejores asistentes de la liga y te has llevado el premio Gigantes a la mayor progresión femenina ¿Qué valoración haces de ello? ¿Cómo recibiste la noticia de ganar un premio tan importante?

Ha sido un año muy sorprendente, pero a la vez muy positivo. He puesto el trabajo, intentando dar siempre el cien por cien con el objetivo de aportar un poco más de lo que podía al equipo. Este año era complicado, todas debíamos dar un paso adelante si queríamos hacerlo bien, y, sobre todo, mantener la categoría. Al final esto es verdad que se ha visto recompensado de manera individual pero lo que es más importante, también de forma colectiva con la clasificación para los playoffs.

He de decir que cuando me dijeron lo del premio Gigantes no me lo podía creer, pensé «esto se lo dan a gente muy buena, ¿qué hago yo ahí?» (risas). Me sorprendió porque es algo que veía lejos. Ahora estás ya un poco en este mundo y es algo más real. Aunque sigo viendo esto como un premio al trabajo, es algo que está por encima de lo que me podía haber imaginado cuando empezamos este año a competir en la liga.

Entiendo entonces que todo esto no entraba dentro de los objetivos que uno se pone al inicio de la temporada, ¿no?

Lo bueno que tengo es que no me pongo un objetivo, en el sentido de este año tengo que hacer esto o lo otro. Me sirvo mucho al equipo, me adapto a lo que se necesite en cada momento, bien sea dar un paso adelante en defensa, en la manera de entender el juego, enfocar la situación… al exigirme lo que el equipo necesita de mí, parece que es verdad que luego se ve recompensado en números o premios. Al final lo veo como algo siempre encaminado a ayudar al grupo y esto ha sido quizás lo que más me ha ayudado este año.

Marta en el derbi ante el Ciudad de la Laguna Tenerife | Foto: Samu M. García

En cuanto a esa manera de enfocar la temporada, de entender el modo de afrontar un año, ¿de qué manera ayuda venir de una familia de deportistas? (su padre fue jugador profesional de balonmano mientras que su madre fue atleta).

Tanto mi padre como mi madre fueron deportistas profesionales. Ambos me han inculcado unos valores del deporte que me han ayudado en los momentos más complicados a seguir adelante. No me dejan relajarme, hacer algo solo al cincuenta por ciento, me dijeron «si te comprometes con Canarias lo haces con todo, lo que tienes que hacer es por y para ellos, para que tu equipo sea mejor». Mi mentalidad viene de ellos y me ha ayudado mucho a poder encajar en todos los clubs en los que he estado, les tengo mucho que agradecer.

Muchas veces dudo de mí. Cuando algo te sale mal, no llegas a encontrarte, te planteas si de verdad mereces estar donde estás, si mereces la oportunidad que te están dando. Entonces, aparecen ellos para recordarme todo lo que he hecho, lo que he conseguido y hacerme ver que no debo dejar de ser yo. Al final las cosas te pueden salir mejor o peor, hay días muy buenos y otros que no lo son tanto, pero así es el deporte, no puedes dudar de ti misma. Esto es algo que como me dicen, todavía me sigue costando meterme en la cabeza y por eso, les tengo ahí cuando debo recordarlo. Me dan ese impulso que a veces es necesario, y que cuando lo tienes es maravilloso, te hace seguir incluso más fuerte.

Hablando de impulso, si te digo selección absoluta, ¿qué se te viene a la cabeza?

Se me viene algo muy lejano. Obviamente es un sueño, pero como ya digo lo veo algo lejano porque hay mucha calidad en España. Hay jugadoras que, bajo mi punto de vista, se merecen ir y tampoco están; entonces pienso «madre mía si ellas no van yo estaré muy lejos de poder hacerlo». Lo tomo como algo que si te viene es un premio, pero sin olvidar que es una de las mejores selecciones a nivel mundial, diría que la segunda tras la americana, que hay jugadoras espectaculares en el equipo nacional y otras que lo son y no están; así que, en mi caso lo concibo más como un posible premio a la temporada que como un objetivo real.

A pesar de ser algo ya normal, propio del día a día, la pregunta es obligada, ¿cómo os ha afectado el Covid? ¿Cuál consideras que ha sido el mayor cambio?

Al final nos hemos hecho a una nueva realidad. A pesar de la situación, estoy muy agradecida de haber podido seguir con la temporada, de acabarla cuando tocaba y no antes. En nuestro caso, además, hemos tenido mucha suerte porque no nos ha tocado de cerca, ha habido otros equipos que han estado mes, mes y medio con un montón de encuentros aplazados y esto a nosotras por fortuna no nos ha sucedido.

En cuanto a los cambios, el mayor ha sido ver los pabellones vacíos. Estos tres últimos partidos que hemos podido jugar ya con público, en Zaragoza ver a gente animando a pesar de ir con tu rival, ha sido una maravilla. Se me había olvidado ya lo que la afición da al baloncesto, ese punto de alegría y emoción del que dotan cada partido. Poder jugar en Salamanca con el Würzburg con gente, es una pasada. No hemos podido disfrutar casi de ello este año y ojalá vuelva muy pronto, con las medidas sanitarias que sean necesarias, porque se echa mucho de menos.

Dejando un poco de lado el ámbito baloncestístico, de tu estancia en Boise volviste no solo con un gran palmarés deportivo sino también con la carrera de ingeniería, ¿es este un mundo al que te gustaría dedicarte en un futuro?

Estudié ingeniería mecánica con una especialización en ingeniería biomédica. Siempre he tenido mucho interés en trabajar en el mundo de las prótesis, en utilizar mi carrera para poder ayudar a personas. Este mundo me encanta, es algo a lo que me gustaría dedicarme, pero sí es verdad que en este momento lo tengo un poco más apartado debido al baloncesto. Ahora que tengo un poco de tiempo, lo voy a usar para informarme, para ver de qué manera me podría introducir en un futuro en esto. Cuando volví de EE.UU echaba mucho de menos el baloncesto, así que de momento me quiero dar la oportunidad de poder disfrutar de él hasta que el cuerpo lo permita. Luego sí que me gustaría meterme en ese mundo, creo que puede ser otra parte de mí que podría gustarme, aunque no sé si me llenaría tanto como lo hace el baloncesto.

Ya para finalizar, ¿qué le puedes decir a la afición canaria? ¿te podrá seguir disfrutando la temporada que viene?

Ha sido un año maravilloso. Todas hemos puesto nuestro granito de arena para poder hacer de Canarias un club que esté de nuevo ahí en la máxima competición del baloncesto femenino y que a cualquier equipo le costara ganar en La Paterna, que vieran que siempre íbamos a pelear.

La próxima temporada seguiré disfrutando del baloncesto que al final es lo importante para mí, pero aún no sé dónde, de momento está todo en el aire. Podría ser en la liga, no quiero decir cien por cien sí, pero es verdad que me parece una competición maravillosa de la que he podido disfrutar mucho este año.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response