Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Femenina, LF2, FIBA…

Minnesota Lynx: A por el back to back

Haber conseguido el primer título de la historia de Minnesota no hará que las vigentes campeonas hayan perdido ni un ápice del hambre de triunfo que mostraron durante la pasada campaña. Las Lynx buscarán revalidar su título con las energías renovadas y con la confianza por las nubes tras su brillante año. Son, sin duda, el rival a batir.

Maya Moore y Seimone Augustus | David Sherman/Getty Images

Cheryl Reeve tiene ante sí el reto de hacer campeonas de nuevo a las Lynx, algo que no se consigue desde el back to back de las Sparks en los años 2001 y 2002. El Oeste no ha dado un gran salto de calidad en cuanto a incorporaciones en el resto de favoritas y sólo las Sparks y las SilverStars parecen poder plantarle cara a Minnesota. El bloque es el mismo de la temporada pasada, las jugadoras se conocen, saben lo que cada una puede dar y eso es tener mucho terreno ganado. Con la consecución del pasado campeonato se demostró la solidez de la base del equipo y, partiendo de ahí, sólo pueden mejorar. Las jugadoras franquicia –Whalen, Brunson, Augustus- están en el punto álgido de madurez en sus carreras y, salvo Taj McWilliams-Franklin, el resto del equipo es muy joven –Moore, Wiggins, Wright, Adair, Harris, Devereaux-. Tienen aún recorrido por delante.

Minnesota apenas ha necesitado acudir al mercado para mejorar su plantilla, se ha conformado con firmar a Erin Thorn, una jugadora experimentada que buscará conseguir el título, y con elegir a Peters –nº3- en el Draft. Han mandado a Charde Houston a Phoenix, que también se ha hecho con los servicios de Alexis Hornbucke. Houston era muy querida por la afición y se la tenía un cariño especial dentro del equipo. Animaba como la que más y derrochaba una contagiosa intensidad y dinamismo cuando salía a pista. Se la echará de menos. Las rotaciones este año tendrán más protagonismo. Reeve sabe que Whalen, Brunson y Augustus no deben jugar más de 28-29 min por choque salvo en partidos muy puntuales para que lleguen a tope para el tramo decisivo. Al igual que Taj, que ya no está para aguantar más de 25 min. En ese aspecto, Harris tendrá que dar un paso adelante. Tanto Wiggins como Wright aumentarán su protagonismo, al igual que Adair. En teoría, Devereaux irá introduciéndose poco a poco en la dinámica del equipo. Debe fijarse en el modelo de Brunson y aprovechar para aprender de ella.

Con Maya y Seimone aglutinando la mayor parte del juego ofensivo, Whalen dirigiendo al equipo con maestría y soltura y Brunson y Taj cerrando la zona a cal y canto, hay motivos para pensar que un segundo título consecutivo es posible. El ritmo de juego seguirá basándose en una alta intensidad defensiva para recuperar balones y salir a la carrera, cerrar el rebote para no conceder segundas oportunidades, hacer daño desde más allá del arco y buscar las ventajas que crea Brunson al poste. Todo ello, aderezado con las genialidades de Maya y Seimone, que se encargarán de solucionar los ataques cuando el ritmo se espese. Y aunque no se espese, también. Tienen licencia para lo que quieran. Merecida, por supuesto.

Pero, insistiendo en el aspecto anterior, la aportación del banquillo deberá ser mayor. Reeve no duda en colocar en pista a su quinteto de gala cuando las cosas se ponen feas. Tiene una confianza ciega en esas cinco jugadoras. No tanto así en lo que tiene en el banco, algo que quedó retratado el año pasado con el ostracismo al que fue sometido, sin motivo aparente, Monica Wright. Amber Harris y Adair tampoco gozaron del protagonismo que debieran haber tenido. Sólo Wiggins logró ganarse el favor de la coach. Este año las cosas tendrán que cambiar, por el bien de las Lynx. De hecho, y esto es a título completamente personal, estoy seguro de que una jugadora como Charde Houston, infravalorada en Minnesota, va a cuajar una gran temporada en Phoenix si goza de minutos. Tiempo al tiempo.

No van a tener problema alguno para asegurar la primera plaza del Oeste, ya que ganarán más de 25 partidos casi con toda seguridad. Revalidar el título dependerá de las lesiones y de mantener a toda la plantilla motivada y activa durante toda la temporada. Yo, desde luego, las veo de nuevo campeonas.

Cinco inicial: Whalen, Augustus, Moore, Brunson y Taj

 

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response