Zonadostres – Información de baloncesto femenino. Liga Dia, LF2, FIBA…

Blanca Millán: “Hemos mejorado como equipo”

Blanca Millán lanzando a canasta | Foto: RS

Nacida en Compostela, el 18 de mayo de 1998, se formó académica y deportivamente en el Colegio Peleteiro. Un 18 de junio, hace dos años, se despedía de la que es su segunda casa para dar el salto a la NCAA de la mano de Maine, donde esta temporada ha sido campeona de la liga regular en la Conferencia Este y ha cosechado un sinfín de galardones individuales.

Blanca Millán lanzando a canasta | Foto: RS

Blanca Millán lanzando a canasta | Foto: RS

El baloncesto te viene de familia, ¿a qué edad diste los primeros botes?

Efectivamente, viene de familia, mis padres y algunos de mis tíos y primos han jugado a baloncesto, así que casi era inevitable y no recuerdo muy bien los primeros botes pero sí puedo decirte que en el salón de mi casa había una canasta de plástico, por lo que los primeros botes llegaron con cuatro o cinco años. Ya en el colegio, antes de poder escoger baloncesto jugaba en el patio, en los recreos o en los descansos después de comer y antes de empezar las clases de la tarde.

Desde mini hasta senior jugaste en Peleteiro, ¿cómo recuerdas tu etapa de formación? ¿Con qué te quedas a lo largo de esos años?

No me canso de repetirlo, en Peleteiro me formé como jugadora y esto me permitió competir en Campeonatos de España, ser convocada con la selección gallega en todas las categorías e incluso me llevó a la Selección española en el 2014, así que me quedo con eso. Además de ser mi etapa escolar que me permitía pasármelo bien jugando en mi colegio, viviendo en mi casa… por lo que solo tengo buenos recuerdos de esa etapa en la que mis entrenadores y profesores me cuidaron mucho y en la que aprendí mucho.

¿Cómo surgió la oportunidad de irte a Maine?

En el Europeo de 2014 que jugué con la selección española en Debrecen (Hungría), me vio un ojeador de universidades americanas y me preguntó si podría interesarme jugar en la NCAA. Ese invierno empezaron a llegarme ofertas de varias universidades y una de ellas era Maine. Después de analizar las propuestas, el entrenador de Maine viajó a España para hablar con mi familia y creímos que su manera de entender el baloncesto podría irme bien y además tenía un buen nivel académico. Es cierto que su insistencia también me ayudó a tomar la decisión.

Es tu primera aventura fuera de casa, ¿te costó adaptarte?

Sí, era la primera vez que vivía fuera de casa un curso entero. Mis compañeras hicieron que mi adaptación fuera menos complicada de lo que esperaba. Llegar con Naira (Cáceres) y con Laia (Solé) me ayudó muchísimo, ya lo he dicho muchas veces, fueron mis hermanas allí pero también es cierto que las jugadoras veteranas y el cuerpo técnico nos hicieron sentir muy bien desde el primer día y eso es fundamental para adaptarse rápidamente.

Ya en tu primer año diste pinceladas de lo que podías aportar al equipo, el crecimiento en tu juego, tus números así lo demuestran, ¿en qué has mejorado de un año a otro?

Creo que he mejorado en casi todos los aspectos empezando porque el primer año tuve un papel más defensivo y esta temporada aporté en ataque. Mi cuerpo técnico me pidió que diera un paso al frente así que empezamos a trabajar todos los aspectos. Eso me llevó a mejorar el bote, el tiro, el rebote… de ahí que también mejorasen mis números, pero lo más importante es que hemos crecido como equipo y nos llevó a ganar la conferencia.

A nivel individual, has logrado varias nominaciones, has sido elegida mejor jugadora de la Conferencia Este en la NCAA, ¿dónde está el techo de Blanca Millán?

Sí, mejor jugadora de la final de la conferencia e incluida en el mejor quinteto defensivo y ofensivo así que estoy muy feliz con esta temporada que nos llevó como equipo a ganar el anillo. No sé donde está mi techo, yo seguiré trabajando para seguir creciendo como jugadora e intentar llegar lo más lejos posible.

En el plano personal, ¿cómo te defines fuera de la pista?

Aunque no lo parezca, soy muy tímida, me cuesta mucho abrirme si no tengo confianza y eso a veces hace que parezca distante. También soy muy activa, me cuesta estar sin hacer nada y tengo mucha capacidad  de trabajo y esfuerzo y procuro conseguir todo lo que me propongo. No me gusta mucho definirme, prefiero que lo hagan los demás (risas).

Llevas dos años lejos de casa, ¿qué es lo que más echas de menos?

A mi familia, sobre todo, a mi hermana y a mis amig@s. Pero también la comida y el sol, allí los inviernos son muy duros y muy largos.

¿Sigues el baloncesto español?

Sí, sí que lo sigo, tanto el femenino, que es más difícil, como el masculino. Siempre estoy al tanto de lo que hace el Obradoiro y el Real Madrid, ya sabéis que soy muy madridista así que cuando puedo veo algún partido por internet, tanto de la Liga Endesa como de Euroliga.

Tan madridista, que llegaste a salir de una comunión para seguir la final de la Euroliga, ¿es cierto? 

Sí, es cierto. Hace dos años la final de la Euroliga me coincidió con una primera comunión y convencí a mis padres para irnos antes de que se acabase para poder ver el partido.

Desde que tenías 6 años, acudes al Campus del Peleteiro -éste año se celebra desde el 26 al 30 de junio-, ¿qué le dirías a l@s que se están iniciando en el mundo de la canasta?

Les diría que no es solo un deporte, que es una forma de vida. Seguramente ahora no lo entiendan porque están iniciando un camino, que poco a poco se darán cuenta que es una vida. Que al principio puede parecer aburrido porque tienes que aprender las cosas y repetir todo muchas veces, pero que dejando los entrenos a un lado, con el paso de los años se darán cuenta de todas las personas que conocen. Personas que con el paso del tiempo serán como tu segunda familia, con las que compartirás alegrías y tristezas, con las que sufrirás pero también tendrás momentos únicos e inolvidables que recordarás para siempre. Además en muchos casos conocerás muchos lugares con ellos, acabarán encontrando amigos para siempre. Que no se desanimen al principio porque de verdad no les va a defraudar. Que disfruten de cada momento como si fuera el último día de sus vidas y que luchen por todo aquello que quieren conseguir porque, muchas veces los sueños, se hacen realidad.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response